COMO RESOLVER PROBLEMAS Y CONFLICTOS

En todo conflicto hay realmente tres lados del mismo (como un triángulo): tu verdad por un lado, la verdad del otro y la solución de más alto nivel en la parte superior. Si te quedas atascado en tu lado del triángulo, no vas a resolver el problema.
Existen seis principios para resolver los conflictos de forma más fácil y llegar a soluciones que puedan servir a todos los involucrados en la mejor forma:
Acoge la posibilidad. Muchas veces nos vemos atrapados en el tipo de pensamiento -este/o-, lo que nos hace a nosotros o a los que nos rodean volvernos locos, es bastante inmaduro y limitante y no nos permite ver ni oir nada más que lo que “conocemos” como “verdad”.
Haz la paz con la ambigüedad. Sobre la base de nuestro propio miedo y porque a muchos nos gusta estar en control, a menudo nos resistimos a la incertidumbre. Sin embargo, sentirnos cómodos con la incertidumbre y permitirnos a nosotros mismos pasar un rato en la ambigüedad nos da apertura, paciencia y la perspectiva necesaria para permitir que emerjan soluciones creativas.
Deja espacio para otras perspectivas. Cuando somos capaces de escuchar, comprender y apreciar de dónde viene alguien (incluso y especialmente si no estamos de acuerdo con esa persona), permite el espacio para que surja algo nuevo. Cuando damos espacio a otras personas para compartir abiertamente, a menudo nos dan ese mismo espacio a cambio y entonces podemos saber que no siempre estamos “en el otro lado” en la forma en que pensamos que somos.
Busca terrenos más altos. Debido a que muchas veces evitamos el conflicto o incluso antes de entrar en él tratamos de salir de ahí lo más pronto posible, a veces se apresura el llegar a “soluciones” o “compromisos” sólo para detener el conflicto. Es sólo cuando estamos abiertos y buscamos activamente las soluciones de alto nivel que empiezan a materializarse.
Intenta discernir. Con temas que significan mucho para nosotros, o forman parte del núcleo de nuestras creencias más sagradas, a menudo se tienen dificultades para considerar cualquier otra cosa que lo que ya creemos que es verdad. Hay que buscar y encontrar la intención positiva de los demás, incluso si no vemos las cosas como ellos, para llegar a la esencia de lo que realmente es cierto.
Eleve a los demás. Esto es llevar a un nivel más alto la conversación en la cabeza, con las otras personas involucradas y sobre toda la situación. Podemos elevar la conversación con los demás al concentrarnos en ser reales y centrarnos en apreciar y emponderar con quienes estamos relacionados. De esta manera podemos impulsar a la gente que nos rodea y en el proceso mismo crear soluciones de alto nivel.
Share Button