Cómo utilizar la solicitud de empleo para redactar un CV

tema 41

La solicitud de empleo es un formato universal muy utilizado en el medio laboral para iniciar un proceso de selección para un puesto. En algunos casos sustituye al currículum y en otros lo complementa. Es decir, habrá empresas que no te pidan CV sino esa solicitud, y otras que además de tu currículum, te pidan esta forma.

¿En qué son diferentes una de otra? La solicitud de empleo tiene una estructura definida y generalizada, es tal cual un formato que incluye tus datos personales, académicos y laborales. Generalmente el candidato la completa a mano.

Por otra parte el Currículum es un documento personalizado que puede tener diferentes formatos y extensión. Además de datos personales y laborales, incluye información clave sobre tu perfil profesional. En el CV se incluyen las actividades que has realizado en tus empleos anteriores, tus logros destacados, tus habilidades y conocimientos.

Las solicitudes de empleo genéricas las venden en cualquier papelería, aunque algunas empresas realizan su propio formato.

Si nunca he hecho un CV ¿me sirve la información de una solicitud de empleo? ¡Absolutamente! A continuación te mostramos cómo se ve una solicitud de empleo tradicional y señalamos las secciones que puedes utilizar para tu CV y las que debes omitir.

  1. Fotografía. Una buena foto puede darle personalidad a tu Currículum, sin duda puedes incluirla en tu CV, siempre y cuando sea formal.
  2. Datos Personales. En la solicitud se incluyen más datos personales de los necesarios para el CV, en este último basta con tu nombre, teléfono y correo electrónico.
  3. Documentación. Los datos de tu CURP, número de seguro social, RFC o Afore no es relevante en tu CV así que omítela. Si avanza tu proceso el reclutador te la pedirá.
  4. Estado de salud. En tu CV no es necesario, la mayoría de las empresas solicitan exámenes médicos más adelante.
  5. Datos Familiares. Definitivamente déjalos fuera de tu CV.
  6. Escolaridad. En el currículum interesa solo tu último grado de estudios, se considera un grave error de CV incluir datos académicos adicionales. Mejor deja fuera.
  7. Escolaridad. En el currículum interesa solo tu último grado de estudios, se considera un grave error de CV incluir datos académicos adicionales.
  8. Conocimientos generales. En la parte final de tu currículum es buena idea poner una sección llamada Conocimientos y Habilidades, incluye idiomas y programas de cómputo que manejas. Sí, pero…
  9. Referencias personales. Generalmente las referencias se solicitan cuando el proceso de selección avanza a tu favor, en el currículum no se recomienda ponerlas.
  10. Datos generales y económicos. El currículum es para hablar de tu perfil profesional, estos datos podrá preguntarlos el reclutador en la entrevista, pero no los incluyas en el CV.

Share Button

Básicos pero infalibles para buscar empleo en tus redes

tema 31

La tercera actividad más realizada por los internautas mexicanos es: entrar en sus redes sociales, una actividad que no sólo se ha afianzado en los internautas, también en los reclutadores. Hoy en día no basta con enviar un CV, hoy las redes sociales son el lugar perfecto para conocer a los candidatos y conocerlos mejor que en una entrevista de trabajo. Ni modo, aquella barrera entre lo público y lo privado a partir de tus redes, se ha borrado.

Éstas son una gran herramienta para conocer a nuestros prospectos como reclutadores: es rápido y muy eficiente (…) todo está en nuestros perfiles, desde la experiencia laboral, nuestra imagen y cómo es nuestra personalidad profesional, en las redes sociales encontramos lo que necesitamos saber de un prospecto.

Esto por el lado de los buscadores de talento, pero ¿qué hay de quienes están buscando un empleo?

Te presentamos los puntos infalibles para conseguir trabajo a través de tus redes sociales:

1. Mantén tu perfil “impecable”

Si eres de los que utilizan las redes sociales para quejarte del mundo, hablar mal de tu jefe y de tus compañeros de trabajo o para subir las fotos de la última fiesta, haz un alto porque ya empezamos mal. Es cierto, seguro que Mark Zuckerberg lo inventó para hacer amigos y saber de ellos sin tener que encontrarse, pero los tiempos cambian y evolucionan, ahora no sólo sirven para fraternizar, hoy son tu tarjeta de presentación, el ejemplo de tu branding personal.

  1. Cuida tu fotografía

Es muy importante, pues recuerda que es tu carta de presentación con los reclutadores o con aquellos con quien quieres trabajar. Los reclutadores necesitan ver tu foto de perfil, para ellos es importante conocer de quién se trata el candidato. Si no la pones, la mayoría de las veces se piensa que el personaje es inseguro de sí mismo y esto no ayuda cuando hablamos de reclutar personal.

La recomendación es poner una foto a color, la foto debe ser de tu persona – nada de salir con amigos o en la fiesta- y la experta recomienda que sea de tu cara y no de cuerpo completo.

  1. Usa las redes de manera responsable

Facebook y Twitter son las más delicadas, asegúrate que tu perfil no sólo tenga fotos y comentarios del día a día, pon enlaces de interés profesional, realiza comentarios sobre sucesos importantes en tu carrera o empresa.

En el caso de Twitter, no envíes tuits cada cinco minutos, esto no es bien visto por los reclutadores, pues piensan que no pones atención a tu trabajo actual y denota irresponsabilidad. LinkedIn, la red social del empleo

No pierdas de vista la parte de la experiencia

Es bueno llenar todos los campos – en todas las redes sociales-, pero cuando hablamos de LinkedIn es muy importante cuidar tu encabezado y la experiencia.

  • Utiliza un nombre profesional, evita sobrenombres o apodos. Tu nombre y apellidos es lo que necesitas. • Describe el cargo que tienes y las actividades que haces.
  • No se te olvide tu carrera, especialidades, maestrías y doctorados. “Los reclutadores buscan por categoría, es por ello que necesitas colocar estos factores, así será mucho más fácil que te encuentren”. • Estas opciones también vienen en redes sociales como Facebook y Twitter, así que no olvides corregirlas o verificar que sean profesionales.
  • Cuida que tus logros y metas realizados en tus trabajos anteriores estén especificados en esta parte de tu perfil en LinkedIn. Es lo que más llama la atención en un CV, si colocas tus logros y esto lo fortaleces con números, seguro tendrás una mejor oportunidad.

Referencias y recomendaciones

Esta opción es muy importante para un reclutador o para cualquiera que vea tu perfil profesional, si no cuentas con ella, lo mejor es que la solicites. Cuidado de no poner como referencia a familiares o amigos que no has visto en años, es importante que tus referencias dejen testimonios o comentarios de cómo ha sido tu desempeño en otros lugares donde has trabajado. Te recomendamos incluir a personas con las que has trabajado y a ex jefes.

Validación de conocimiento

Cuida de resumir todas las aptitudes que tienes, es importante que te describas, el reclutador no sólo verá cómo te percibes, sino la seguridad que existe en ti mismo.

Pertenece  a grupos

Hasta ahora hemos descrito cómo llenar o tener tu perfil en esta red social, sin embargo, el cómo conseguir empleo a través de ella está en este consejo. Los grupos en LinkedIn son muy importantes, no sólo sirven como medio de entretenimiento y aprendizaje, sino son el pizarrón donde puedes darte a conocer y a notar. ¿Cómo? La experiencia o conocimientos no sólo se evalúan con test o resultados, cuando buscas trabajo tu experiencia se ve reflejada en los consejos que brindas, las opiniones que expresas y en los intereses que externas.

Házlo de la manera más profesional, tu interacción es lo primero que sobresale de tu perfil. ¡Ojo! En este tipo de interacciones puedes aprovechar para dar a conocer tu interés de trabajar en otra empresa o con alguien en específico. Existen opciones en las que puedes interactuar con la persona de manera privada, si ya la conseguiste puedes enviar tu CV o preguntar si existe la posibilidad de trabajar con ellos. ¡Si no lo intentas, no vale!

Facebook y Twitter

Seguro que después de encontrarte en LinkedIn pasarán a ver tus perfiles de Facebook y Twitter, pon atención a estas recomendaciones:

  1. Agrega a empresas y a profesionistas de tu interés

No sólo se trata de tener a tu mejor amigo como contacto, asegúrate que tu historial de amigos cuente con empresas y personajes de tu interés, esto te ayudará a estar actualizado sobre sus vacantes o simplemente te harás notar de mejor manera.

En el caso de Twitter es muy importante, pues de esta forma podrías interactuar en sus conversaciones u opiniones, esto te ayudará a que te noten y ten por seguro que será de forma positiva. Asegúrate que las empresas con las que quieres trabajar estén en tu lista.

  1. Puedes buscar empleo a través de Twitter

Para ello están hechos los hashtags, puedes utilizarlos para postularte a una plaza o para dar a conocer que buscas un empleo. No tienen nada de malo, muchas veces los profesionistas creen que estará mal visto si lo hacen, sin embargo, como reclutadores podemos decir que no es así. Refleja interés, habilidades y seguridad.

Puedes utilizar los hashtags siguientes: #empleo, #CV, #contrátame, #atraccióndetalento, #empleo, #buscoempleo, #meinteresatrabajarconustedes #NOMBREDELACOMPAÑÍA, #puestoalquebuscas, entre otros.

Share Button

Alertas de que es momento de renunciar

tema 10

Si apenas suena el despertador y tu primer pensamiento es “otra vez tengo que ir a trabajar” y el malestar se mantiene durante un tiempo prolongado, quizá sea momento de considerar un cambio de empleo.

A veces porque un ciclo se termina y queremos darle un nuevo perfil a nuestra profesión. Otras veces porque hemos tenido una mejor propuesta laboral y lamentablemente muchas otras veces porque las condiciones no son las óptimas y esto nos termina afectando, tomamos la decisión de renunciar a nuestro trabajo.

En México 5.4% de las separaciones laborales son renuncias de empleados, dos puntos más que el promedio en América Latina de 3.5%, de acuerdo con el ‘Reporte de efectividad de Efectividad del Capital Humano 2014’.

Un 43% de los mexicanos tiene la intención o deseo de cambiar de empleo, y cinco de cada 10 está buscando nuevas oportunidades laborales, según datos de 2014 de la Encuesta Global de Empleo.

Renunciar a un empleo sin tener otro en espera no es lo recomendable, a decir de los expertos en recursos humanos. Para no dar un paso en falso, revisa si existen suficientes razones para que renuncies de tu actual trabajo más allá de la sensación de no querer ir a trabajar.

1- Usted está aburrido y no siente pasión por lo que hace

Usted trata, honestamente, de hacer lo que tiene que hacer y completar su trabajo… pero, de alguna manera, se distrae y no lo logra. Quizás termina haciéndolo en el último minuto o de repente termina haciendo un esfuerzo a medias. Lo primero que hace en la mañana es contar las horas que hacen falta para salir de la oficina… y los días son eteeeeernos. Aunque la procrastrinación y la mediocridad pueden ser señales de debilidad de carácter, también pueden ser síntomas de que usted no es feliz en lo que hace. Si ya se extinguió ese sentimiento que lo ponía a pensar en todas las contribuciones que podía hacerle a la empresa y las posibilidades de crecer que tenía por delante, imagínese en otro lugar.

2-Usted es miserable en las noches, en las mañanas y los domingos

Simplemente, usted odia ir al trabajo en las mañanas. Sucede todos los días… repetidamente. No duerme bien y los domingos en la noche no descansa, pensando en que empieza una nueva semana al día siguiente. Su infelicidad con el trabajo le arruina su tiempo libre y le dificulta su capacidad de divertirse, relajarse o desconectarse.

3-Su estrés del trabajo afecta su salud

Es obvio que habrá días en que querrá quedarse en cama y no ir a la oficina…. pero cuando el trabajo, la cultura de la empresa o la gente con la que trabaja no es saludable, puede tener un gran impacto físico y mental en usted. El estrés lo consume y su familia y amigos se ven afectados también. Cuando el trabajo empieza a afectar su salud física, mental o ambas, hágase un favor y salga de ahí.

4- Te alejaste de tu plan de carrera

Lo más importante antes de tomar la difícil decisión de cambiar de empleo es echarle un vistazo el plan de carrera o bien, si no tienes uno, elaborarlo para tener claro qué quieres.

Es importante revisar si el plan elaborado compagina con los intereses de la compañía pero también con tus propios objetivos profesionales. Renunciar sin conocer qué pretendes alcanzar es como cambiarse a un camión que no se sabe a dónde va.

5- Más contras que pros

Elaborar una lista con todos los pros y contras puede ser muy esclarecedora sobre continuar o no en un empleo.

En dicha lista se habrá de considerar desde planes de crecimiento al interior de la empresa, flexibilidad para el balance vida-trabajo y hasta tiempos de trayecto, pues pueden llegar a afectar en la calidad de vida del empleado.

“Si esta lista tiene ‘contras’ más de peso que ‘pros’, quizá es tiempo de considerar en dónde se estaría mejor”.

6- Ya no contribuyes a la organización

Pocos sentimientos son tan molestos como el de no sentirse útil. Si consideras que estás instalado en una zona de confort y no sientes ninguna motivación en innovar los procesos y los productos en tu empresa puede ser indicio de que necesitas un cambio.

7- Mira el calendario

Las empresas suelen hacer sus planes de crecimiento y estructura cada cinco años. Este es buen periodo de tiempo para evaluar tu posición en la organización, considera Pérez Sámano. Es decir, si pasados cinco años, percibes que tu desarrollo sigue siendo el mismo, quizá sea hora de hacer tus maletas. Las promociones son una buena forma de medir este desarrollo, pero no la única.

Es fundamental que estas mediciones traten de ser lo más cuantificables posible. Revisar el aumento en el número de responsabilidades o de gente a tu cargo, las veces que tus propuestas fueron tomadas en cuenta para fijar las estrategias o los objetivos de la empresa, son algunos ejemplos.

8- Te sientes desaprovechado.

Eso en lo que usted es sumamente bueno, tiene poco o nada que ver con lo que usted está haciendo en el trabajo. Inclínese hacia sus fortalezas, pues así será más feliz y tendrá más éxito. ¿Lleva mucho tiempo ahí y aún no se dan cuenta de todo lo que usted tiene para ofrecer? En lugar de desperdiciar sus aptitudes y potencial en un lugar donde su trabajo no es útil, reconocido o respetado, encuentre algún otro sitio o cargo donde pueda crecer y brillar.

Las aptitudes son importantes, pero explotarlas y desarrollarlas lo es aún más. En muchas ocasiones, las aptitudes y el talento quedan relegados ante las urgencias diarias y la mecanización de los procesos.

El lugar de trabajo no es solo un lugar donde se realiza una operación mercantil: trabajo-salario. “Ahí pasamos la tercera parte de nuestras vidas, si no lo aprovechamos para crecer y ser mejores personas y empleados, ¿cuándo?”.

tema 10-1

9- No eres tú, es tu jefe

Su jefe directo tiene un gran impacto en su carrera; de él o ella dependen muchas decisiones que afectarán su crecimiento profesional. Si usted es constantemente ignorado en actividades o en promociones, quizás su jefe no sea su mayor fanático. En otros casos, el problema es más estructural y su jefe puede ser, sencillamente, un líder incompetente. Si ese jefe no está por irse pronto, el que debe irse es usted.

Seis de cada 10 mexicanos renuncia a sus empleos por una mala relación su jefe inmediato. Ante un cambio de jefe, “si después de seis meses no has conectado, será difícil que lo hagas”.

Aunque antes de la terminación de la relación, es importante explorar otras alternativas dentro de la misma empresa, como el cambiar de puesto o de área.

Las causas de llevar una mala relación con el superior inmediato van desde haber tenido la expectativa de ocupar ese puesto, un choque de personalidades o, incluso, acoso laboral. Cuando se trata de un jefe hostigador, la balanza parece inclinarse más rápidamente hacia separarse de la empresa.

“En México, el tipo de acoso laboral más extendido es el congelamiento: ignorar y ‘hacerle el vacío’ a la víctima”, según el estudio “El hostigamiento laboral como forma de discriminación”, de Gustavo Fondevila, del Centro de Investigaciones y Desarrollo Económico.

10-No le agrada la gente con la que trabaja

“¿Amigos en la oficina? Todos son insoportables”. Según estudios, uno de los factores más importantes para predecir la felicidad en el trabajo es tener al menos un amigo cercano en la oficina. Es normal tener ‘rifirafes’ ocasionales con colegas, subordinados o superiores, pero otros problemas o diferencias no tienen solución. Hay que reconocer la diferencia.

11-Usted ya no cree en el producto o servicio que la compañía ofrece

Olvide el sueldo, el cargo y sus grandes compañeros. Si usted no puede involucrarse con la razón de ser de la empresa, ¿cómo podrá tener éxito trabajando para la compañía, promocionando esos productos o servicios? Recuerde que las compañías tienen éxito cuando sus empleados son embajadores de la marca. No es justo para la empresa o para usted si no cree en lo que vende o hace.

12-Vive prometiéndose que buscará un nuevo trabajo

Mucha gente experimenta uno o dos días sintiéndose ‘hasta la coronilla” con el trabajo y de repente hasta maldice lo que hace… pero después de una buena noche de sueño cae en cuenta de que solo fue un mal día. Otros pueden pasarse meses diciéndose a sí mismos “voy a renunciar”. Si este es su caso, entonces deje de quejarse y póngase en acción; busque la forma de ganar visibilidad para aquella empresa con la que sueña trabajar o empiece a transformarse en aquello que usted quiere ser.

Independientemente de cuál sea el motivo por el que decidimos alejarnos de nuestro lugar de trabajo, es importante que tengamos en cuenta un punto fundamental: la vida, y sobre todo en los ámbitos laborales, gira de tal forma que nunca se sabe en qué momento podemos volver a encontrarnos con jefes, compañeros de trabajo o espacios comunes.

Es importante que todos nos recuerden de manera satisfactoria. Por ese motivo, si ya ha considerado seriamente esta opción, demuestre ser un profesional.

Busque el momento de comunicarlo: sobre todo a su jefe. Intente que no sea en un momento de discusión, debido a que puede tomarlo como una reacción. Converse de manera tranquila y explique sus motivos.

Avise con el tiempo suficiente para encontrar su reemplazo: y ofrezca sus conocimientos para capacitarlo y prepararlo sobre lo que deberá hacer.

Es importante que antes de tomar la decisión, pueda hacer una evaluación de su situación actual. Si al momento de renunciar no tiene otras perspectivas es importante que piense:

  1. A qué se dedicará mientras esté desempleado.
  2. Cómo buscar nuevos trabajos. (Contactos, envíos de CV, entrevistas, etc.).
  3. Sobrevivirá sin un ingreso fijo mensual: cuánto tiempo podrá mantenerse de sus ahorros.
Share Button

5 errores más comunes en un CV que debes evitar

tema 1

En enero no solo inicia el año, sino también las oportunidades para conseguir o cambiar un empleo, y esto principalmente en el período que va desde la segunda quincena hasta la última semana de febrero. ¿Por qué? Por las propias dinámicas de las empresas y los supuestos de todas aquellas personas que postergan la búsqueda de trabajo pensando que nadie contrata iniciando el año.

No todo fue fiestas para las empresas durante diciembre, en realidad muchas trabajaron a marchas forzadas para planear y definir sus presupuestos, por lo que el inicio de año marca también la apertura de nuevas plazas. Así que aunque enero parece un mes “paralizado”, en realidad es uno de los momentos más apropiados para acceder a nuevas oportunidades laborales.

¿Necesitas razones? Aquí hay tres: 

  1. Las empresas colocan vacantes porque buscan cubrir los puestos más estratégicos.
  2. Hay menos competencia por quienes deciden tomarse este mes de descanso y suspenden la búsqueda laboral.
  3. Un empleo temporal puede convertirse en permanente, pues si bien las empresas también buscan trabajadores eventuales, una vez obtenida la oportunidad es el interés y el esfuerzo realizado lo que conseguirte una plaza permanente.

En este sentido, tu Curriculum Vitae, u hoja de vida, toma gran relevancia al grado de que puede ser un factor decisivo entre llamar la atención de los reclutadores o simplemente pasar desapercibido.

Los grandes corporativos y las empresas más famosas de todo el mundo reciben miles de currículos cada semana. Sólo por citar un ejemplo: en 2012 Google anunció que incrementaría su plantilla con 6,200 plazas nuevas; a cambio, en siete días obtuvo como respuesta ¡más de 75,000 hojas de vida!

Con tal cantidad de documentos, seguramente han desarrollado algún método para revisar cada uno de ellos de manera rápida y eficaz.

Sabiendo esto (el gran número de interesados que puede haber por una vacante) y que ya hemos hablado anteriormente de este tema, hay una razón para volver a él: se siguen cometiendo los mismos errores.

Por eso, Laszlo Bock, vicepresidente del motor de búsqueda más usado en Internet y con más de 20,000 CV revisados en su carrera, aconseja qué errores debes evitar, y te explica qué hacer en cada uno de ellos para que tu currículo sea un documento impecable.

1.- “Typos” o erratas

Es la falla más común, el 58 % de los CV tiene errores tipográficos.

Podemos verlos como “faltas” de ortografía, aunque no necesariamente nos referimos a acentos o signos de puntuación. Suceden cuando se escribe “expereincia” en vez de “experiencia”, “profresional” en vez de “profesional” o “productvidad” en vez de “productividad”.

Pueden ser invisibles y difíciles de encontrar cuando se ha pasado mucho tiempo modificando un documento.

El tip: lee tu currículum de abajo para arriba. Te ayudará a centrarte en cada frase de forma aislada.

2.- El formato (organización)

Es vital lo que dices pero también la forma en que lo presentas: usa una letra legible, de buen tamaño; ordena bien la información, que se vea pulcritud en la hoja.

3.- Extensión del CV

Una hoja, máximo dos. Además de mostrar tu preparación y aptitudes para un trabajo, en este documento estás revelando tu capacidad de síntesis, tu ingenio para establecer prioridades y la efectividad de tu comunicación para decir lo más importante de ti en pocas líneas.

Sí, a todos nos gustaría contar y contar todo lo que hemos hecho y dar miles de ejemplos de por qué somos los mejores para una vacante, pero ya habrá tiempo para eso en la entrevista.

El tip: de momento, enfócate en captar la atención de los reclutadores con un archivo corto, atractivo y eficiente.

4.- Información confidencial

Regularmente sabemos que hay datos de nuestros empleos anteriores que no debemos comentar. Sin embargo, puede pensarse que, “para ser más interesante” ante los departamentos de Recursos Humanos, no estaría mal brindar uno que otro apunte en nuestra hoja de vida.

Suena atractivo, pero no lo es. De hecho, puede mostrarte como una persona poco confiable, a la que no se le debería de contratar.

El tip:piensa en qué te gustaría que se hiciera público en un blog o periódico y lo vieran tus jefes anteriores, ¿podrías sostener todo lo que dices en tu currículo?

5.- Mentiras

No está bien mentir o inventar, cualidades o aptitudes que no tienes, si quieres evitar problemas futuros y  cerrarte oportunidades de trabajo, te aconsejamos que seas honesto respecto a tu experiencia laboral y profesional.

Haz que tu CV destaque al postularte a una vacante.

Share Button