Cómo redactar un curriculum vitae eficaz…

Para que tu Currículum Vitae llame la atención de los reclutadores, es necesario que éste contenga de manera clara y estructurada la información que a ellos les interesa, como la formación académica y tu experiencia profesional.curriculum-vitae-occ

El Currículum Vitae, es una “tarjeta de presentación” con la información mínima y necesaria para que un reclutador encuentre en él, de manera breve y ordenada tus habilidades, formación académica y experiencia profesional y laboral. Claudia Amezcua, directora del centro de dirección de carreras MBA del IPADE consideró que el CV tiene que ser dinámico y debe adaptarse al puesto para el que estás aplicando, es decir, para el que lo enviaste. Tiene que estar estructurado y ser claro.

¿QUÉ INFORMACIÓN DEBE TENER UN CV?

  • ​Un Currículum Vitae atractivo debe contener información personal precisa.
  • Datos personales: Nombre y teléfono, no más.
  • Resumen o perfil: Es el primer filtro. En tres renglones debes explicar qué sabes hacer y si se relaciona con los requerimientos y necesidades de la vacante.
  • Formación académica: En un sólo renglón incluye los años de estudio de Licenciatura y en dado caso, en posgrados, así como el título obtenido.
  • Experiencia profesional: Es la parte más compleja, pero la más importante. Poner en negritas y mayúsculas el nombre de la empresa y los años que estuviste en ésta. Se debe redactar en primera persona para generar mayor impacto al leerlo.
  • Señalar: ¿Qué hice?, ¿cómo lo hice? y los resultados. Por ejemplo: “Desarrollé e implementé una nueva estrategia de venta, a través de una reestructura en el equipo, con lo cual logré que la participación de ventas incrementara tanto por ciento en un lapso de tantos meses”.
Share Button

Cómo utilizar la solicitud de empleo para redactar un CV

tema 41

La solicitud de empleo es un formato universal muy utilizado en el medio laboral para iniciar un proceso de selección para un puesto. En algunos casos sustituye al currículum y en otros lo complementa. Es decir, habrá empresas que no te pidan CV sino esa solicitud, y otras que además de tu currículum, te pidan esta forma.

¿En qué son diferentes una de otra? La solicitud de empleo tiene una estructura definida y generalizada, es tal cual un formato que incluye tus datos personales, académicos y laborales. Generalmente el candidato la completa a mano.

Por otra parte el Currículum es un documento personalizado que puede tener diferentes formatos y extensión. Además de datos personales y laborales, incluye información clave sobre tu perfil profesional. En el CV se incluyen las actividades que has realizado en tus empleos anteriores, tus logros destacados, tus habilidades y conocimientos.

Las solicitudes de empleo genéricas las venden en cualquier papelería, aunque algunas empresas realizan su propio formato.

Si nunca he hecho un CV ¿me sirve la información de una solicitud de empleo? ¡Absolutamente! A continuación te mostramos cómo se ve una solicitud de empleo tradicional y señalamos las secciones que puedes utilizar para tu CV y las que debes omitir.

  1. Fotografía. Una buena foto puede darle personalidad a tu Currículum, sin duda puedes incluirla en tu CV, siempre y cuando sea formal.
  2. Datos Personales. En la solicitud se incluyen más datos personales de los necesarios para el CV, en este último basta con tu nombre, teléfono y correo electrónico.
  3. Documentación. Los datos de tu CURP, número de seguro social, RFC o Afore no es relevante en tu CV así que omítela. Si avanza tu proceso el reclutador te la pedirá.
  4. Estado de salud. En tu CV no es necesario, la mayoría de las empresas solicitan exámenes médicos más adelante.
  5. Datos Familiares. Definitivamente déjalos fuera de tu CV.
  6. Escolaridad. En el currículum interesa solo tu último grado de estudios, se considera un grave error de CV incluir datos académicos adicionales. Mejor deja fuera.
  7. Escolaridad. En el currículum interesa solo tu último grado de estudios, se considera un grave error de CV incluir datos académicos adicionales.
  8. Conocimientos generales. En la parte final de tu currículum es buena idea poner una sección llamada Conocimientos y Habilidades, incluye idiomas y programas de cómputo que manejas. Sí, pero…
  9. Referencias personales. Generalmente las referencias se solicitan cuando el proceso de selección avanza a tu favor, en el currículum no se recomienda ponerlas.
  10. Datos generales y económicos. El currículum es para hablar de tu perfil profesional, estos datos podrá preguntarlos el reclutador en la entrevista, pero no los incluyas en el CV.

Share Button

Antigüedad o preparación, ¿Qué busca un reclutador?

tema 34

Hasta hace unos años, los colaboradores que cambiaban constantemente de trabajo eran vistos como empleados inestables e irresponsables, o en algunos casos hasta como “mercenarios” que solo utilizaban a las organizaciones como trampolín para lograr sus propios objetivos. Sin embargo, los tiempos han cambiado, al igual que los modelos de hacer negocios y de trabajar.

Anteriormente, permanecer cinco o más años en una empresa era una situación normal y hasta cómoda tanto para el empleado como para la empresa, pero hoy las exigencias tecnológicas y operacionales no permiten que las cosas sigan igual que hace 20 o 30 años, y trabajadores y empleadores deben acoplarse a las necesidades del otro.

En este sentido, ¿es la permanencia en una compañía un factor relevante para los reclutadores al momento de contratar a un colaborador? De inicio debe entenderse que se trata de un aspecto generacional.

Más allá de encasillar a estas personas como inestables o irresponsables, es necesario comprender que esto no aplica igual para un Baby Boomer o un millennial, pues mientras que el primero ya piensa más en el tiempo restante para su jubilación, razón por la que busca un empleo estable; el segundo está comenzando su carrera profesional y sus principales motivadores son el aprendizaje y escalar en el organigrama, por lo que buscan empresas dónde conseguirlo y si no lo encuentran, buscan en otra o las que sean necesarias.

Antes la gente no estaba tan preparada para la adaptabilidad y esa decisión de ir de empresa en empresa no se daba porque no había tanta oferta laboral, ahora hay muchas más compañías con mejores paquetes de compensaciones y eso hace que la gente no tenga miedo ahora de hacer estos cambios..

Antes y después

Ahora el talento no ve a las compañías como antes, como una base de largo plazo. Hoy buscan ir de una a otra organización creciendo, buscando mejores compensaciones o un ambiente laboral que, incluso, les ofrezca un intercambio de experiencias y habilidades con colegas de otras partes del mundo para aprender sus mejores prácticas.

No es cambiar por cambiar, buscan nuevos retos y una posición superior, eso si quieres retener o atraer talento joven.

Los jóvenes tienen ansiedad por crecer mucho más rápido, viven en un entorno altamente cambiante y es una generación que está acostumbrada a tener acceso a mucha información, se desespera rápidamente si en el corto plazo no obtiene cierto desarrollo, crecimiento o aprendizaje.

De acuerdo con ManPower, uno de los elementos que más busca el talento para permanecer en una organización es el tema de aprendizaje, de tener retos constantemente y, por ejemplo, para permanecer cinco años en una misma empresa lo que desea es aprendizaje continuo, enfrentar retos y tener posibilidades de crecimiento.

Regresando a la pregunta: ¿Es la antigüedad en una compañía un factor relevante para los reclutadores al momento de contratar a un colaborador? No… necesariamente.

Al observar un CV, el reclutador evaluará, independientemente de que el candidato haya estado en una o varias empresas, si ha tenido crecimiento, generado nuevos aprendizajes, enfrentado nuevos retos y tomado nuevas responsabilidades, para determinar si busca cambiar para seguir creciendo o si sólo está buscando el siguiente trampolín.

Por otro lado, los especialistas consultados coinciden en que lo ideal es que el candidato no haya estado en menos de un año en cada empresa, ya que en promedio toma de 18 a 24 meses “aprender” y dominar un puesto; aunque la entrevista de trabajo servirá para despejar dudas sobre los motivos que llevan al talento a cambiar constantemente.

La antiguedad en una empresa no es determinante para contratar, pero las empresas si suelen establecer varias características que si no se cumplen no se contrata.

¿En qué sí se fijan?

Si bien lo anterior no es un determinante para ser o no contratado, sí hay habilidades y capacidades en las que los reclutadores y headhunters están prestando atención, ya que estás son las que buscan las empresas con miras a competir en un ambiente cada vez más global.

  • Idioma: El inglés es una base y dan preferencia a los que cuentan con este idioma fluido y avanzado; aunque una tercera lengua sería ideal. Antes no era un determinante pero ahora sí lo es.
  • Estudios: De inicio que tenga la licenciatura o ingeniería que la empresa está buscando –no trunca–; y los estudios de posgrado, ya sea un diplomado o maestría, son un plus bien valorado debido a que refleja interés por el aprendizaje y mantenerse actualizado.
  • Años de experiencia: Es decir, el tiempo que el candidato tenga desenvolviéndose en su área; es un diferenciador adicional tener experiencia en otro país, pues refleja una visión global del mercado.
  • Personalidad: Habilidades de comunicación, liderazgo, negociación, proactividad, etcétera. Que tenga la capacidad para interactuar con todas las áreas de la compañía y proponer cambios y nuevas ideas sin importar en cual sea el departamento en el que labora.
  • Conocimientos técnicos y tecnológicos: No basta con solo tener conocimientos sobre su sector y mercado, sino que también debe contar con la noción digital para emplear las herramientas tecnológicas que le permitan competir, por ejemplo, el uso de CRMs en la parte comercial o los RPs en la operativa.
  • Factores motivacionales por los que busca un nuevo trabajo: Cuáles son sus aspiraciones y cómo desean alcanzarlas, si con la empresa o por sobre ella.

Entre los beneficios de la antigüedad laboral, muchos responden a principios de la cultura organizacional que reconocen el talento y la fidelidad de sus trabajadores.

El reto para los reclutadores y las empresas

Esta forma de pensar del talento respecto a no anclarse a una organización representa nuevos desafíos para ésta y sus áreas de reclutamiento, ya retener o atraer talento no se basa solo en sueldos elevados, sino en la necesidad de ofrecerles una visión sobre su futuro en el proyecto.

Así, que cuando un talento con potencial y buen desempeño empieza a sondear internamente lo que sigue para él dentro de la organización es necesario mostrárselo claramente, de lo contrario se irá en busca de crecimiento.

Para retenerlos se necesita formalmente un plan de desarrollo, y en el caso de los jóvenes lo que sigue es tomar nuevas responsabilidades y tomar parte en otros proyectos; o bien plantearle metas y recompensas como una promoción/asignación internacional u a otra sede para que aplique lo que hizo bien pero ahora en otro entorno y otra cultura.

Ahora, los candidatos preguntan más sobre el plan de carrera que la organización puede ofrecerle, incluso más que el sueldo –algo que las generaciones previas hacían a la inversa–. Estos son algunos de los puntos que puedes ofrecerle:

– Un sueldo competitivo, arriba del 20-25% del sueldo actual o del último recibido

– Compensación anual

– Plan de carrera muy definido, en el que cada año o dos años la gente sepa que es lo que les espera

– Un clima laboral favorable

– Work Life Balance

Share Button

Frases que debes evitar en una entrevista de trabajo

tema 32

Prepararse para una entrevista de trabajo va más allá de cuidar el aspecto y ensayar las respuestas que darás al reclutador, ya que la parte técnica y tus habilidades son sólo una parte de lo que los reclutadores observarán y sí, lo que digas o cómo lo digas puede ser la diferencia entre obtener o no el empleo.

¿Correcto o incorrecto? Son dos conceptos que no tienen cabida en las respuestas de los candidatos, debido a que gran parte del objetivo de la entrevista de trabajo se enfoca en encontrar el talento que se ajuste a la cultura organizacional, haciendo coincidir la persona, sus funciones y el ambiente laboral.

Por ello, lo que contestes, si bien debes hacerlo pensando en ser tú mismo, se recomienda evitar algunas frases y/o respuestas que en vez de mostrar tu potencial revelan desinterés o falta de preparación.

Los candidatos buscan por instinto mostrarse lo más “atractivos” posible ante el reclutador, sin embargo, en ocasiones lo que dice o cómo lo dice muestra poco interés, falta de preparación, poco entusiasmo o incluso desacuerdos con la empresa y su cultura.

Lo que no debes decir en una entrevista de trabajo:

1.- ¿A qué se dedica esta empresa?

Esta pregunta revela que el candidato no investigó realmente a la organización y que sólo busca un trabajo, no un empleo en el que se vea con un futuro.

Un candidato no puede tener una entrevista de trabajo sin tener ni idea del negocio de la empresa empleadora.

Si realmente te interesa el trabajo, investiga acerca de la compañía pero también sobre sus productos, servicios y que están ofreciendo al mercado.

2.- Trabajo muy duro

Resulta contraproducente decirlo aunque sea verdad. Al final del día lo que más se valora es ser productivo para la compañía y que al mismo tiempo puedas equilibrarlo con tu vida personal.

3.- No tengo debilidades

Si dice esto el reclutador sentirá que le mientes automáticamente, ya que todos tenemos debilidades y para los cazadores de talento incluso es mucho más valorado que un candidato sepa cuáles son sus debilidades incluso más que conocer sus puntos fuertes.

Ser sincero al reconocer tus áreas de oportunidad habla de tu autoconciencia, que es clave para llegar al puesto de trabajo deseado.

Sé objetivo, analiza tus verdaderas áreas de oportunidad, las que tú sepas o las que te hayan dicho en una evaluación de desempeño..

4.- Sé jugar en equipo

El trabajo en equipo no es una habilidad más, es algo que se da por hecho y en realidad no es un punto interesante para destacar de ti mismo o que represente un diferenciador ante los demás candidatos. Sé más profundo, más creativo. Dirige la conversación hacia las cosas que te distinguen.

5.- Soy muy perfeccionista

Seguramente piensas que esta respuesta te ganará puntos extra con los reclutadores, sin embargo, aunque no lo creas esto es algo que los headhunters y gerentes de contratación escuchan mucho… incluso más de lo que quisieran.

Se puede ser un perfeccionista, pero la búsqueda de la perfección es un objetivo que nunca se alcanza ya que nada es perfecto, y los reclutadores no verán con buenos ojos que vayas tras metas imposibles de alcanzar.

Se recomienda que en su lugar hables sobre cómo actúas para sobresalir de la mediocridad. El mismo mensaje, pero diferente resultado.

6.- Dejé mi trabajo anterior porque mi jefe era el peor

No conviertas la entrevista en una justificación. Primero porque el dramatismo no te llevará a ninguna parte y segundo, es dudoso y negativo calificar a tu ex jefe como la peor persona.

Así que antes de caer en dramas o justificaciones sobre lo que no pudiste lograr por culpa de tu jefe, lo mejor es hablar sobre lo mucho que puedes conseguir con otras personas.

7.- ¿Cuándo se hará la segunda fase?

Estar preocupado por el futuro es, por supuesto, aceptable. Pero es bueno mantener la concentración en cada una de las etapas del proceso, especialmente en las primeras. Además, las próximas fases de un proceso de selección dependen de muchos factores a veces que están fuera del control del entrevistador.

8.- Tengo otras propuestas encima de la mesa

Incluso si estás en otros procesos de contratación, el entrevistador quiere creer que es el único. Ni siquiera menciones otras organizaciones –por lo menos no en las primeras etapas del proceso–, porque más que verte como un candidato “atractivo” revelas que estás a disposición del mejor postor y recuerda que las empresas no solo buscan empleados, sino también personas que deseen estar dentro de la organización por más que un sueldo.

¿Qué otros aspectos debes cuidar de tu comunicación verbal?

    • Habla de tus resultados anteriores. No repitas lo que ya pusiste en tu CV y que el reclutador ya sabe.
    • Enfócate en lo positivo. Destaca lo bueno de tus trabajos anteriores y las enseñanzas que te dejaron.
    • Análisis previo y muy puntual. Puedes creer que el reclutador conoce todo tu historial, pero no siempre es así, por lo que debes ser conciso pero breve: por qué decidiste salir de tu anterior trabajo, cuáles fueron tus resultados, qué impacto tuviste en el negocio, etcétera…
    • Haz una lista de lo que quieres saber de la empresa o del puesto. Pregunta cuál es el reto al corto plazo, qué resultados espera la empresa, etcétera… pero no preguntes mucho sobre el salario, eso vendrá después.
    • No seas demasiado formal. Si bien tienes que cuidar tu vestimenta y presentarte lo mejor posible, a la hora de la conversación trata de no caer en rígidos protocolos o demasiada formalidad, y ten en cuenta que puedes ser un tanto informal si tu reclutador también marca esa pausa.
  • Sé claro al hablar de resultados. Evita decir frases como “No se pudo”, “No se logró”, “Hubo muchos obstáculos”… no te justifiques y mejor enfócate en lo que sí se pudo hacer. También habla siempre en primera persona, sino corres el riesgo de generar dudas sobre si fuiste tú o alguien más quien logró esos resultados.

¿Estás listo para tu siguiente entrevista laboral?

Share Button

10 claves para una primera impresión exitosa

tema 19

Si en una entrevista el reclutador, se acerca, te saluda y tu cara muestra inseguridad total. ¡Cuidado! En 10 segundos ya tiene una opinión sobre ti.

Sucede en cada primer encuentro. El proceso de la primera impresión entra en juego, quieras o no estás dentro. Olvida que romperás el hielo con las primeras palabras que digas a la otra persona, es tu lenguaje corporal y, sobretodo tú cara, lo que determina la primera impresión que tu interlocutor inevitablemente hará sobre ti.

“Nunca tendrás una segunda oportunidad para lograr una primera buena impresión”, lo menciono en cada capacitación que doy en imagen ejecutiva cuando llega el tema de hablar del poder del lenguaje corporal.

No puedes decirle a tu cliente: “¿Te importaría si posponemos esta reunión? Porque no estoy logrando una buena primera impresión de mí. Estoy nervioso, inseguro, aunque generalmente no soy así, pero hoy no sé qué me pasó”. ¡Por supuesto que no! Si estás allí es porque has luchado por obtener ese encuentro, o bien, tu trabajo te pide entables esa interacción y salgas avante y victorioso.

El costo en los negocios por olvidar dar una buena primera impresión

Muchas veces te juzgarán erróneamente por la primera impresión que provoca tu lenguaje corporal. ¿Pareces amable o molesto? ¿Te ves gustoso de estar allí o no? ¿Te muestras con ganas de entablar una comunicación inicial? Así que es mejor que a partir de hoy seas más consciente del poder que tiene tu comunicación no verbal en los negocios.

Una errónea interpretación de ti podría costarte muy caro.

Nadie quiere hacer negocios con personas inseguras o poco experimentadas y, mucho menos, estaremos dispuestos a pagar a alguien que demuestra que no le importamos. Todos queremos sentirnos seguros de estar con la persona correcta para el servicio, producto que deseamos, o para la solución que buscamos.

Deja de creer que la primera impresión se trata sólo de tu vestimenta que, aunque sumamente importante, es uno de muchos elementos de tu comunicación no verbal. Hagamos una pequeña reflexión. En cada interacción en persona sucede lo siguiente. Analízalo:

1) Hay un contacto visual primario.

2) Existe entonces una sonrisa o un gesto de seriedad de ambas partes.

3) Tú lees el estado de ánimo de tu interlocutor y él hace lo mismo contigo.

4) Ambos se saludan verbalmente con un “Hola” y dicen su nombre.

5) Se da un saludo profesional al estrechar la mano.

Todo lo anterior ha pasado en menos de 10 segundos. Increíblemente en este pequeño lapso de tiempo, e inconscientemente, han hecho un juicio inicial uno del otro. La primera impresión se ha dado y será el punto de partida para la conversación o negociación en puerta.

Si deseas triunfar, desarrolla tu comunicación no verbal

Entre más creces en los negocios más necesitas habilidades sociales para tratar con la gente. No requieres un posgrado o doctorado para entablar una comunicación personal y amena con un cliente, impera que sepas cómo llevarte bien con esa persona; en pocas palabras, saber adaptarte a los demás, no ellos a ti.

Zig Ziglar, el célebre líder motivacional, orador y especialista en ventas, solía decir “Si a la gente le agradas te escucharán, pero si confían en ti, querrán hacer negocios contigo.”

Cómo evitar ser malinterpretado y lograr una primera buena impresión

1) Al conocer a una persona recuerda tu reflejo en el espejo cuando estás contento y muéstrale esa cara. Sonríe. Provocarás que perciba que te agrada el encuentro y que eres una persona amigable.

2) Preséntate con buen volumen de voz y di tu nombre tranquilo y no pierdas contacto visual al hacerlo. ¿Parece muy obvio, verdad? Observa hoy cuánta gente al presentarse contigo dirá su nombre con volumen bajo y sin verte a los ojos. Tal vez no es que no desee entablar una comunicación agradable, es probable que sea tímido(a) o no sepa interactuar.

3) No importa qué tan complicado inició tu día, tu interlocutor no tiene la culpa. Sé amable, muestra una actitud positiva y toma la iniciativa extendiendo tu mano para saludarle. Existe una regla en el lenguaje corporal: la persona con mayor energía es la que lidera, la que muestra el camino, proyecta seguridad y toma ventaja.

4) Da un saludo de mano firme y seguro (no de truena huesos ni tan débil que proyecte falta de carácter).

5) Para proyectar seguridad necesitas confianza en ti mismo y no apresurarte. Camina tranquilo, en control de la situación, jamás ansioso, nervioso o dubitativo.

6) Al sentarte no te encorves ni te desparrames sobre la silla. Estás negociando no escuchando a tu mejor amigo en la sala de tu casa.

7) Siempre pregúntate ¿qué tan honesto y confiable me siento? Es la clave para proyectar exactamente lo mismo.

8) Al estar de acuerdo con lo que escuches haz el gesto lentamente con tu cabeza que comunica sin palabras “estoy de acuerdo” (moviendo tu cabeza ligeramente).

9) Coloca tus pies en dirección a tu interlocutor. Esto demuestra interés y respeto por la otra persona. Aunque parece insignificante, observa una conversación entre dos personas en la que sus rostros muestran gran interés en lo que hablan y verás que sus pies están apuntando hacia su interlocutor.

10) Acerca tu torso a la otra persona cuando estés en el clímax de la conversación o le comentes los puntos más importantes, esto le comunicará interés de parte tuya.

Por último deseo hacerte una advertencia, el lenguaje corporal que persuade es el que se expresa de manera natural, no mecanizado, así que aprende a interactuar y hacer de un primer encuentro una experiencia amena, no perfecta. Los diez puntos anteriores necesitan práctica diaria, no 5 minutos una vez en la vida.

Logra una excelente primera impresión de ti mismo, favorable a influir positivamente en tu cliente.

Share Button

¿Cuáles son las mentiras más comunes en los CV? – Cosporativo SERCA

tema 8

¿Inglés al 100%? ¿Maestría o Doctorado en… alguna escuela patito? De acuerdo con un estudio reciente, los empleadores aseguran que el 70% de los postulados miente cuando de hacer su Curriculum Vitae, se trata.

“Es normal que la gente trate de adornar su CV, ante la presión de conseguir el empleo. Los reclutadores sabemos que hay omisiones o falsedades que no impactan en la contratación, sin embargo, hay elementos que no se pueden pasar por algo como asegurar que se tiene una maestría, cuando ni estás titulado”, comenta Arturo Martín Garza Garza, docente de Alta Dirección y Ética Profesional, en Campus Cumbres de la Universidad del Valle de México.

De acuerdo con el experto, las mentiras más comunes en los CV van desde direcciones y correos electrónicos, hasta porcentaje en idiomas y doctorados inexistentes:

• Estudios no realizados o mentiras sobre carreras finalizadas.

• Maestrías y Doctorados inexistentes.

• Porcentaje en idiomas.

• Referencia en empresas que no han trabajado.

• Conocimientos informáticos.

• Omisión de datos cuando pertenecieron a un sindicato u otra organización.

De acuerdo con el experto en reclutamiento de personal, las mentiras más comunes dentro de los CV se basan en el grado de estudio de los aspirantes y el porcentaje del idioma extranjero.

Otra de las mentiras más sorprendentes son las cédulas profesionales, cuando investigamos la cédula que nos dio el aspirante, resulta que sí existe, pero que no es la persona que fue a buscar el trabajo. “Inclusive llevan títulos que son falsos”.

Así, el experto aconseja a los profesionistas realizar un CV de acuerdo con los perfiles de la empresa, cortos, claros y concisos.

Consejos para armar tu propio CV:

• Evita poner portadas, la extensión máxima de un CV debe de ser de dos páginas.

• En el encabezado debe de tener el nombre del aspirante y el grado de estudios.

• Debe ser organizado, ya sea que se realice de forma cronológica o de funciones.

• Si se lleva de manera física, debe ser en original.

• Impreso en papel blanco y de calidad.

• Revisar la ortografía y redacción. De acuerdo con el experto, un CV con mala redacción y ortografía se descarta de manera inmediata.

“Es muy sencillo darse cuenta de cuándo un candidato está mintiendo. Como reclutador sabes perfectamente el perfil de la persona que vas a contratar y la investigación que se debe hacer para que el elegido sea el correcto.

“Si dice que habla el 100% de inglés, la mitad de la entrevista se hace en el idioma extranjero; si dice que trabajó en “tal” empresa, se habla a esa empresa e inclusive, en este mundo conocemos a la gente de RRHH de la empresa que menciona el aspirante. La responsabilidad como reclutador está en corroborar los datos importantes del aspirante”, comenta el jefe de personal de la CFE.

Así que si estás pensando en mentir, piénsalo dos veces porque al final, una de las características que las empresas buscan es la honestidad y la lealtad.

Share Button

¿Por qué no te dan el empleo?

tema 74

Para todo candidato, la entrevista laboral, es una de las etapas más angustiantes. Por eso, es fundamental preparar todos los aspectos y no dejar nada al azar. Pero aunque estés muy preparado, siempre existirá la incertidumbre acerca de las preguntas que hará el reclutador, en qué aspecto se fijará, cómo poder agradar y causar una buena impresión.

Una de las formas de obtener información enriquecedora de los candidatos, es a través de las preguntas que formulan los reclutadores. Las entrevistas son instancias que sirven para conocer personalmente a los candidatos, sus gestos, postura corporal y su actitud ante las preguntas.

Durante las entrevistas de trabajo, los reclutadores están alertas a muchos detalles más allá de las respuestas.

Si bien la formación académica y experiencia es importante, en la entrevista laboral, existen otros aspectos que serán valorados.

Los 5 principales aspectos evaluados y analizados por los reclutadores.

1. La imagen

Más que la vestimenta formal, son todos los elementos que constituyen la imagen. Los colores usados, el maquillaje, peinado, pero también los olores, limpieza de las manos y cabello, y hasta si los zapatos están perfectamente lustrados. Además de tener una buena presencia, peinado y llevar un estilo acorde al cargo.

2. Claridad en las respuestas

Debes ser capaz de explicar todos los puntos que señalas en tu CV, tales como experiencia, habilidades, competencias y logros. Recuerda repasar aquellas respuestas a preguntas frecuentes de la entrevista laboral: ¿Cuáles son tus mayores defectos? ¿Por qué quieres trabajar en la empresa? ¿Qué te atrae de este cargo?, entre otras. Pero, además, el reclutador te puede sorprender con preguntas poco habituales o que no sean respecto a tu currículum, por eso es necesario que te prepares y no te pongas nervioso.

3. Conocer a la empresa

Es necesario tener conocimiento sobre la historia, cultura, giro, servicios, competencia y prestigio de la empresa. Asegúrate de que tus argumentos se sustenten en esos puntos. Investiga sobre la empresa, ya que en este aspecto será evaluada tu seriedad y responsabilidad profesional, así como tu interés por pertenecer a la compañía.

4. La seguridad

A ningún reclutador le gustará una persona que tambalea en sus respuestas y que demuestra inseguridad en sus capacidades. Mientras más seguro te demuestres y tengas claros tus objetivos, más probabilidades tendrás de quedarte con el empleo. Pero también es importante que esa seguridad se refleje en tu postura, en un buen apretón de manos y en tus gestos.

5. Mostrar entusiasmo e interés

La entrevista no puede terminar sin que aclares todas tus dudas, esto demostrará interés por el puesto de trabajo. No tengas miedo a preguntar. Pero cuidado con las preguntas que haces, no vaya a ser que esto te juegue en tu contra. Por ejemplo, no vayas a preguntar en la primera entrevista cuánto pagan, cuál es el horario, cuánto tiempo dan para comer, etcétera. Esas preguntas se formulan una vez que hayas sido el candidato elegido.

En resumen, las pruebas de selección pueden ser muy variadas, entrevistas personales, test cognitivos, técnicas de simulación, etcétera. La clave es que los candidatos trabajen su imagen, que sus respuestas sean claras, tenga conocimientos de la empresa, demuestre seguridad e interés por el cargo, excelente actitud y disposición y que la empresa detecte no solo lo que hayas estudiado, sino que puedes ser un muy buen aporte que hará ganar en muchos aspectos a la organización.

Los candidatos deben cuidar no caer en errores como llegan con actitud exigente a la entrevista o hablar mal de sus exjefes o empresas anteriores. Esto provoca un auto sabotaje.

Share Button

23 Claves del lenguaje corporal y lo que reflejan en una Entrevista

tema 67

En la comunicación, tan importante es lo que se dice como lo que No se dice ¿De que manera influye nuestra forma de actuar y el lenguaje corporal?

Esto resulta muy importante para el entrevistador, puesto que conoce sobre el tema y espera respuestas adecuadas tanto verbales como corporales (y muchos de ellos dan ligeramente mayor peso a lo No verbal).

  • La mirada: Bien dicen que los ojos son la ventana del alma. ¿No les ha pasado que cuando alguien está hablando con ustedes y los mira fijamente, irradian tanta seguridad que a veces se intimidan?

Lo mismo pasa con el entrevistador. Si evades su mirada al tratar de responder, constantemente estás poniendo atención en otros detalles por el simple nervio inevitable, denotarás esa inquietud y tensión que estás experimentando.

La recomendación es tratar de controlar tus ojos, dejando entrever que eres una persona respetuosa, firme, segura, pero sobre todo, sincera.

  • Gesticulación de las manos: Uno de los aspectos más difícil de controlar. Es completamente normal que al encontrarnos hablando, apoyemos nuestras explicaciones con las manos, pero OJO, nunca debe ser excesivo.

El movimiento brusco y desmedido puede que llegue a distraer al reclutador, incluso llegando a causar cierto nerviosismo en él. Lo mejor es mantenerlas equilibradas a nuestra conversación, de manera que sirvan como apoyo y fortaleza a nuestras palabras.

En este punto igualmente podemos abordar la manera en que saludamos al entrevistador. Recuerda que la primera impresión es básica, por lo que el saludo debe ser seguro, con energía y decisión.

Evita estar tocando constantemente a la otra persona, recuerda que hay personas que les molesta, por lo que tus movimientos deben ser sutiles y medidos. ¡Ah! Y  nunca tener las manos dentro de los bolsillos o cruzados de brazos, denota indiferencia, prepotencia y poca educación.

  •  Postura Corporal: La forma en que te sientas habla mucho de tus sentimientos en ese momento, por ejemplo, si te apoyas demasiado atrás puede que el reclutador lo perciba como una falta de interés; ahora que si lo haces muy adelante, demuestras nerviosismo e intranquilidad.

Debes adquirir una postura donde te sientas cómodo, repartiendo equitativamente el peso de tu cuerpo para evitar el cansancio durante la entrevista. No olvides que si  te mueves constantemente, estarás expresando a gritos aburrimiento o desinterés, es como decir: “tengo prisa por irme.”

  • Regala una sonrisa: ¿Tendrán razón cuando aseguran que una sonrisa dice más que mil palabras? ¡Efectivamente!

Además de que expresarás que eres una persona agradable y amigable, puede ser un excelente canal de comunicación. En este punto también debemos evitar la exageración, ya que si lo haces frecuentemente puede convertirse en una especie de mueca, dando la impresión de que es vacía o fingida.

Aquí les compartimos las 23 claves del Lenguaje corporal y lo que reflejan en una Entrevista:

68

 

 

Share Button