Así operan las vacantes falsas: cómo identificarlas

tema 36

Muchas personas durante su búsqueda de empleo han caído en ofertas falsas de empleo que operan prometiendo sueldos atractivos y flexibilidad laboral. OCC nos ofrece un caso real y algunos consejos para identificar una vacante falsa y así ahorrar tiempo y dinero.

De entrada estas vacantes prometen trabajar poco y ganar más que miles de empleados de este país.

Crónica de un fraude

Revisas vacantes en el periódico o Internet y puedes ver un anuncio pequeño:

“Se solicitan damas y caballeros… Requisitos: Hombres y mujeres de 18 a 60 años, con o sin experiencia y con disponibilidad para laborar cuatro horas diarias de lunes a viernes. Sueldo: $2, 000 semanales (o más). ¿Te interesa? Llama al licenciado tal o a la licenciada tal. Sólo verás el nombre de pila (Ana, Juan, Brenda, Pedro), ningún apellido.”

Hablas para pedir informes…

– ¿Bueno? (Empezamos mal: ¿qué empresa atiende sus teléfonos diciendo “bueno”?)

– Hola. Quisiera informes del trabajo…

– Sí, ¿en dónde te enteraste del empleo?

– En…

– Muy bien. Necesito que vengas a una entrevista hoy a las 5 de la tarde.

– Híjole, hoy no puedo. ¿Mañana?

– Uy, es que ya nada más tengo cinco puestos disponibles. Si en serio te interesa, tienes que venir ya.

– Le juro que mañana estoy ahí.

– Ok. ¿Tienes en dónde anotar?

Oficinas

Llegué temprano. Es un edificio viejo y descuidado. En la entrada del piso hay tres o cuatro personas, muy sonrientes, muy amables, recibiendo a los candidatos. Me registro y paso a una sala de espera.

Entonces observo a los interesados en este trabajo: jóvenes entre dieciocho y veintitantos años. También hay gente más grande, pero menos.

¿Es en serio? Miles o millones de celulares con internet en el país, ¿y hay quienes aún no saben de esto?

¿Dispones de otras 2 o 3 horas para una plática?

Me llaman a la primera entrevista. Es rápida. Investigan una vez más cómo y en dónde me enteré del empleo, el nombre del licenciado que venía en la publicidad, mi último grado de estudios y si tengo algún tipo de experiencia laboral. Digo que no.

A veces explican qué hace la empresa, a veces no. Al concluir, me preguntan si dispongo de 2 a 3 horas más para una plática. Digo que sí.

El discurso

Somos doce los que ingresamos a un salón. Nos sentamos. Enfrente de nosotros, con el rostro serio, una “ejecutiva” comienza su discurso sobre la situación del país, el salario mínimo, la falta de oportunidades, miles de licenciados manejando taxis, para después irse por lo emocional: tus ganas de salir adelante, agallas para empezar una empresa y de cómo vender algo por una vez no te hace vendedor.

Después continúa con que ganarás $2000 a la semana. Que podrían convertirse en $4000. Que podrían ser hasta $5000.

Que si no sabes hacer nada, no importa. Que haber llegado hasta la primaria o hasta la universidad, ahí da igual. Que tu postura ha sido evaluada todo ese tiempo. Que aún no te han aceptado. Que deberás pasar un examen. Que vender algo por una vez no te hace vendedor…

Después del examen viene la capacitación

Toda una semana de pláticas motivacionales. Varios “líderes” hablan de superación, de persuasión, de administración del dinero. Y, entre uno y otro tema, te dicen que deberás estar listo para el penúltimo o último día de la capacitación; deberás llegar al 200% a la prueba.

La prueba

La famosa prueba consiste en invertir en perfumes para después venderlos. Dependiendo el número de fragancias que consumas será el puesto que obtengas. Si colocas o no esos productos –de procedencia desconocida–, qué más da.

¿Firmas algún contrato? Sí, de compra-venta de perfumes, no laboral. En realidad, no existe ninguna relación de trabajo.

Y si haces eso, ¿qué empleo obtienes? Te conviertes en ejecutivo de reclutamiento y selección. Tendrás que volantear o pegar cartulinas o hacer promoción para que otras personas, así como tú, se enteren de la “oportunidad” y se acerquen a la empresa.

tema 361

Recomendaciones

Al parecer, muchas empresas fantasmas ya han sido denunciadas. Sin mucho éxito. ¿Qué nos queda? Saber identificarlas y no caer en ellas.

Ante esta situación las bolsas de trabajo han generado políticas para prevenir esta clase de ofertas. Sitios como OCCMundial.com, en Términos y Condiciones, apartado ‘Reglas de Publicación’ considera  los materiales que no pueden publicarse: “Trabajos que requieran que el candidato, o empleado, haga una inversión de capital”, y “Trabajos que requieran que el candidato, o empleado, vaya a un entrenamiento no pagado para ser contratado”.

Los primero es investiga a las compañías antes de acudir a sus oficinas. Si no sabes cuál es su nombre o razón social, puedes escribe en Google la dirección a la que te citaron. Es posible que encuentres algo.

Si ya acudiste a una entrevista, es muy importante que debes saber con precisión más allá de la promesa de un sueldo, qué actividades debes desempeñar con precisión.

Además ninguna empresa te pedirá un pago por la promesa de un trabajo.

Share Button

Frases que debes evitar en una entrevista de trabajo

tema 32

Prepararse para una entrevista de trabajo va más allá de cuidar el aspecto y ensayar las respuestas que darás al reclutador, ya que la parte técnica y tus habilidades son sólo una parte de lo que los reclutadores observarán y sí, lo que digas o cómo lo digas puede ser la diferencia entre obtener o no el empleo.

¿Correcto o incorrecto? Son dos conceptos que no tienen cabida en las respuestas de los candidatos, debido a que gran parte del objetivo de la entrevista de trabajo se enfoca en encontrar el talento que se ajuste a la cultura organizacional, haciendo coincidir la persona, sus funciones y el ambiente laboral.

Por ello, lo que contestes, si bien debes hacerlo pensando en ser tú mismo, se recomienda evitar algunas frases y/o respuestas que en vez de mostrar tu potencial revelan desinterés o falta de preparación.

Los candidatos buscan por instinto mostrarse lo más “atractivos” posible ante el reclutador, sin embargo, en ocasiones lo que dice o cómo lo dice muestra poco interés, falta de preparación, poco entusiasmo o incluso desacuerdos con la empresa y su cultura.

Lo que no debes decir en una entrevista de trabajo:

1.- ¿A qué se dedica esta empresa?

Esta pregunta revela que el candidato no investigó realmente a la organización y que sólo busca un trabajo, no un empleo en el que se vea con un futuro.

Un candidato no puede tener una entrevista de trabajo sin tener ni idea del negocio de la empresa empleadora.

Si realmente te interesa el trabajo, investiga acerca de la compañía pero también sobre sus productos, servicios y que están ofreciendo al mercado.

2.- Trabajo muy duro

Resulta contraproducente decirlo aunque sea verdad. Al final del día lo que más se valora es ser productivo para la compañía y que al mismo tiempo puedas equilibrarlo con tu vida personal.

3.- No tengo debilidades

Si dice esto el reclutador sentirá que le mientes automáticamente, ya que todos tenemos debilidades y para los cazadores de talento incluso es mucho más valorado que un candidato sepa cuáles son sus debilidades incluso más que conocer sus puntos fuertes.

Ser sincero al reconocer tus áreas de oportunidad habla de tu autoconciencia, que es clave para llegar al puesto de trabajo deseado.

Sé objetivo, analiza tus verdaderas áreas de oportunidad, las que tú sepas o las que te hayan dicho en una evaluación de desempeño..

4.- Sé jugar en equipo

El trabajo en equipo no es una habilidad más, es algo que se da por hecho y en realidad no es un punto interesante para destacar de ti mismo o que represente un diferenciador ante los demás candidatos. Sé más profundo, más creativo. Dirige la conversación hacia las cosas que te distinguen.

5.- Soy muy perfeccionista

Seguramente piensas que esta respuesta te ganará puntos extra con los reclutadores, sin embargo, aunque no lo creas esto es algo que los headhunters y gerentes de contratación escuchan mucho… incluso más de lo que quisieran.

Se puede ser un perfeccionista, pero la búsqueda de la perfección es un objetivo que nunca se alcanza ya que nada es perfecto, y los reclutadores no verán con buenos ojos que vayas tras metas imposibles de alcanzar.

Se recomienda que en su lugar hables sobre cómo actúas para sobresalir de la mediocridad. El mismo mensaje, pero diferente resultado.

6.- Dejé mi trabajo anterior porque mi jefe era el peor

No conviertas la entrevista en una justificación. Primero porque el dramatismo no te llevará a ninguna parte y segundo, es dudoso y negativo calificar a tu ex jefe como la peor persona.

Así que antes de caer en dramas o justificaciones sobre lo que no pudiste lograr por culpa de tu jefe, lo mejor es hablar sobre lo mucho que puedes conseguir con otras personas.

7.- ¿Cuándo se hará la segunda fase?

Estar preocupado por el futuro es, por supuesto, aceptable. Pero es bueno mantener la concentración en cada una de las etapas del proceso, especialmente en las primeras. Además, las próximas fases de un proceso de selección dependen de muchos factores a veces que están fuera del control del entrevistador.

8.- Tengo otras propuestas encima de la mesa

Incluso si estás en otros procesos de contratación, el entrevistador quiere creer que es el único. Ni siquiera menciones otras organizaciones –por lo menos no en las primeras etapas del proceso–, porque más que verte como un candidato “atractivo” revelas que estás a disposición del mejor postor y recuerda que las empresas no solo buscan empleados, sino también personas que deseen estar dentro de la organización por más que un sueldo.

¿Qué otros aspectos debes cuidar de tu comunicación verbal?

    • Habla de tus resultados anteriores. No repitas lo que ya pusiste en tu CV y que el reclutador ya sabe.
    • Enfócate en lo positivo. Destaca lo bueno de tus trabajos anteriores y las enseñanzas que te dejaron.
    • Análisis previo y muy puntual. Puedes creer que el reclutador conoce todo tu historial, pero no siempre es así, por lo que debes ser conciso pero breve: por qué decidiste salir de tu anterior trabajo, cuáles fueron tus resultados, qué impacto tuviste en el negocio, etcétera…
    • Haz una lista de lo que quieres saber de la empresa o del puesto. Pregunta cuál es el reto al corto plazo, qué resultados espera la empresa, etcétera… pero no preguntes mucho sobre el salario, eso vendrá después.
    • No seas demasiado formal. Si bien tienes que cuidar tu vestimenta y presentarte lo mejor posible, a la hora de la conversación trata de no caer en rígidos protocolos o demasiada formalidad, y ten en cuenta que puedes ser un tanto informal si tu reclutador también marca esa pausa.
  • Sé claro al hablar de resultados. Evita decir frases como “No se pudo”, “No se logró”, “Hubo muchos obstáculos”… no te justifiques y mejor enfócate en lo que sí se pudo hacer. También habla siempre en primera persona, sino corres el riesgo de generar dudas sobre si fuiste tú o alguien más quien logró esos resultados.

¿Estás listo para tu siguiente entrevista laboral?

Share Button

5 formas de evitar la rotación de personal

tema 25

 

¿Te dedicas al reclutamiento y selección de empleados? Seguramente uno de tus grandes inconvenientes es la rotación de personal, lo cual hace que constantemente haya pérdidas de productividad, inversión y tiempo para una empresa.

Te damos alternativas altamente efectivas no solo para reducir costos, sino para evitar caer en el mismo circulo de selección- entrenamiento-trabajo breve-renuncia/despido.

  1. Nunca contrates personal solo para “cubrir vacantes”. A menudo, tenemos esta mentalidad, lo cual nos hace desgastarnos más en el futuro a que si contratáramos al candidato ideal. Trabaja en ello, busca los medios más apropiados para encontrarlos, te evitarás de muchos problemas en el camino.
  2. Contrata personal cuyas características las haya logrado en un tiempo menor. Por ejemplo, Juan tiene todas las características y las consiguió en cinco años, pero Julio tiene las mismas características y lo consiguió en tres. ¿A quién deberás contratar?

Generalmente nos inclinamos por el que tiene mayor experiencia en años, pero existen candidatos cuyo desarrollo y aprendizaje fue más rápido que otros.  No obstante, no subestimemos este dato, existen miles de candidatos que no se postulan por no cubrir determinados años de experiencia.

  1. Nunca trates mal a ninguna persona que esté en proceso de selección. No sabes cuándo volverás a necesitar a un postulante para que reemplace algún puesto. Muchas veces damos por hecho que no la volveremos a ver si es que no empata dentro del perfil que buscamos en un momento específico, de pronto nos podemos llevar una gran sorpresa. Si en el futuro deseas tener el personal adecuado dentro de la empresa donde estés laborando, lo mejor será ser profesional y no que perciban una mala cara.
  2. Descubre la razón. Si tienes una constante rotación de personal, antes de afirmar que es por una mala contratación, debes prestar atención al desempeño de cada una de las personas que te generan estos y las razones por las que son despedidos.

No solo eso, también debes analizar los siguientes factores como causantes de la salida de los empleados:

-Si es por la falta de adaptación ante el ambiente laboral que se percibe. -No existía “química” entre los jefes y los subordinados. -Las personas no coincidían con los objetivos de la empresa. -Falta de habilidad social.

  1. ¿Y las que se van? No solo se trata de ver las causas de los despidos de personal, también hay que analizar a las personas que renuncian o abandona el trabajo sin avisar. Para ello también tenemos que prestar atención a las siguientes causas:

-La mayor parte de las personas experimentan ansiedad el primer día o la semana, al no saberlo controlar, desisten y prefieren dejar el puesto que lidiar con esta situación. -El sueldo no era como ellos pensaban. -No lograron adaptarse al esquema de trabajo. -La capacitación es adecuada, pero siguen con dudas, se sienten deficientes y es cuando prefieren irse. -Exceso de trabajo para el puesto que ocupan.

Para finalizar, la rotación de personal es algo impredecible, pero hay factores que si podemos evitar y medidas que podemos aplicar para tener siempre personal que cumpla con necesidades de la empresa.

Además, resulta esencial cuidar la imagen de la compañía, porque de esto depende el interés de cualquier persona a pertenecer a su equipo de trabajo y que se apasione por lo que hace.

Share Button

Cómo hablar de tus defectos en una entrevista laboral

tema 24

La entrevista de trabajo suele tener características específicas: un tiempo de duración no mayor a diez minutos, preguntas clave para identificar las cualidades y fortalezas de la persona, tiempo para determinar la responsabilidad y puntualidad del aspirante, y preguntas que determinarán si es el candidato indicado para el puesto o definitivamente no. Y nuestros defectos no pueden escapar de este interrogatorio.

No se trata de preguntas capciosas o trampas establecidas, cuando se trata de una entrevista de trabajo el entrevistador debe analizar tu capacidad de reacción y la percepción que tienes de tu persona, cuando llega este momento es hora de hablar de nuestras áreas de oportunidad y… de nuestros defectos.

Quienes se hayan presentado a una entrevista de trabajo seguramente reconocerán esta pregunta: “¿Cuáles son los defectos que consideras tener?”.

Aquí es donde todo inicia: el malestar estomacal, el sudor en las manos y la desaparición de cualquier idea pertinente que podías decir.

Los expertos aseguran que este estado incómodo es muy natural, pues a todos nos gusta hablar de nuestras virtudes, pero pocos sabemos enfrentar y hablar de nuestros defectos.

“No se busca intimidar o incomodar al entrevistado, es importante analizar su reacción y el control de la situación. En este momento, la mayoría de las personas, suelen ponerse nerviosas bajo la presión en la que se encuentran y aquí es donde el reclutador ve cómo se maneja la persona bajo estas circunstancias.

El experto en temas de RRHH asegura que si bien esta práctica se realiza en la mayoría de las entrevistas.

Ante esto, te damos las siguientes recomendaciones para que tu entrevista deje de ser una mala experiencia y se convierta en una buena oportunidad para externar tu profesionalismo y tus capacidades.

Recomendación #1. Prepárate

Ninguno de los expertos se cansará de decirlo: es importante que tengas conocimiento de la empresa a la que vas, de los objetivos y la cultura que la distinguen y, por supuesto, que te prepares para la realización de una entrevista de trabajo.

El momento va a llegar, así que analiza estas recomendaciones y practica antes de llegar a tu entrevista.

Recomendación #2. No actúes

Los reclutadores se darán cuenta, evita ser falso a la hora de hablar sobre ti mismo. Si bien es cierto que debes demostrar seguridad y un alta autoestima, también es cierto que no debes mentir y exagerar tus cualidades, por muy buenas que sean tus intensiones.

“El mejor consejo es que seas sincero contigo y con la persona que te entrevista. Somos expertos en el área y nos damos cuenta cuando tratan de forzar alguna información. Antes de entrar a una entrevista laboral, te recomendamos tranquilizarte y pensar que platicas con un amigo”.

Recomendación #3. Sé inteligente al contestar

Estas preguntas suelen ser comprometedoras… si no sabes cómo contestar, ya que pueden perjudicar de manera significativa la decisión de contratarte o no. Estas interrogantes suelen aplicarse para ver tu capacidad de reacción y tu inteligencia para resolver los problemas bajo circunstancias de gran presión. Por ello, respira profundo y sé inteligente a la hora de contestar.

Se recomienda hablar sobre nuestras áreas de oportunidad y hablar de manera estratégica, por ejemplo:

– “Tengo muchas áreas de oportunidad, como cualquier persona. Sin embargo, creo que debo mejorar en algunos aspectos. Uno de mis mayores retos es mejorar en la disciplina con mi persona, creo que debo de poner más atención en mi salud física y uno de mis propósitos es ir más seguido al gym”.

– “Como cualquier persona, creo que hay aspectos en los que debo mejorar. Uno de mis grandes propósitos es poner más atención en mi vida personal y en mi preparación. Espero terminar mi meta de leer, mínimo, un libro al mes”.

– “Estoy seguro que uno de los puntos que debo reforzar es cuidar mi alimentación. Necesito poner más atención en mis horarios de comida y en qué cosas ingiero”.

– “Una de mis debilidades es mi disciplina al levantarme. Creo que necesito mejorar mi rutina al dormir para poder levantarme e ir al gimnasio”.

Se trata de decir las cosas, pero no de manera tajante.

Puede ser que tengas algunos problemas de disciplina, como todos, pero es importante contestar de manera inteligente.

“Finalmente, el objetivo es evidenciar qué tan honesto, constante y disciplinado es el candidato, el dar un giro a la pregunta, no sólo puede verse original, sino puede llegar a impresionar al entrevistador”.

Recomendación #4. Nunca digas… 

Recuerda que se trata de estrategia, nunca vayas a comprometerte con respuestas erróneas. El experto recomienda no decir lo siguiente:

  • Una de mis mayores debilidades es la puntualidad, tengo que aprender a llegar más temprano a mis citas.
  • Tengo problemas con la entrega de los proyectos.
  • No soy un buen líder.
  • Creo que necesito trabajar en mis tiempos de entrega.
  • No soy disciplinado con mi gente.
  • Tengo problemas para enfrentar a la autoridad.

Recomendación #5. Convierte tu debilidad en algo positivo

Se trata de estrategia. Puedes hablar sobre tu obsesión a la perfección, pero asegurándote que sea beneficioso para la empresa. Por ejemplo:

– “Creo que debo trabajar en mi obsesión en la perfección. Sin embargo, creo que también es una virtud, pues me ha ayudado a conseguir grandes objetivos”.

Busca algunas características que puedas transformar.

Recomendación #6. Toma el control

No te apresures a responder, algunos expertos aseguran que es recomendable hacer una pequeña pausa, esto le hará saber al entrevistador que tienes todo bajo control. Asegúrate de pensar, de manera estratégica, tus respuestas.

Evita utilizar muletillas, tartamudear o frases muy hechas. Esto sólo dejará ver que lo tienes preparado y que no es una respuesta sincera y espontánea.

Recomendación #7. Habla de tu compromiso y dedicación

Sí, tienes que hablar de tus defectos, pero también llegará el momento de hablar de tus virtudes. Así que no pierdas la oportunidad de hablar sobre ello y asegúrate de destacarlas.

Expertos aseguran que las capacidades más valoradas por los reclutadores son:

  • El compromiso.
  • La capacidad de adaptación al cambio.
  • La comunicación.
  • El liderazgo.
Share Button

Mexicanos, con menos vacaciones y más estrés

tema 13

México es el país número 1 en estrés laboral, con menos días de vacaciones y con profesionistas que si vacacionan, trabajan. ¿Cómo liberar el estrés?

Todos necesitamos un rato de desestrés, sobre todo cuando nuestra vida profesional demanda gran compromiso y tiempo.

México es el país número 1 en estrés laboral a nivel mundial, según la OCDE y uno de los países con menos días de vacaciones al año. Mientras los mexicanos contamos con 6 días en un año laboral, Brasil, Francia, Finlandia, Alemania y Suecia tienen 30 días de vacaciones al año (aunque  sólo el 54% dijo que toma todos sus días); en tanto que Chile, Colombia, Venezuela y Guatemala disponen de 15 días vacacionales.

Un estudio realizado indica que el mexicano no aprovecha sus vacaciones porque: 

• 37% las reserva para un viaje futuro.

• 32% no logra coordinarse con su pareja, amigos o familia.

• 10% teme que se tomen decisiones importantes en su ausencia.

• 8% considera que el trabajo es su vida.

• 6% siente que será mal visto por su jefe.

Y por si esto no fuera suficientemente catastrófico, de aquellos que sí toman vacaciones el 40% asegura estar al pendiente de sus correos y teléfono, así como asuntos de la oficina. Es decir, según este estudio, un 7% de los vacacionistas nunca se relaja en el viaje. Esta dinámica que nada tiene de sana, es un problema no sólo para las personas, también para las organizaciones.

Consecuencias profesionales del estrés

Un estudio realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), asegura que el estrés supone pérdidas de entre 0.5 y 3.5% del PIB en los países. En México, el estrés laboral podría causar pérdidas aproximadas de entre 5 mil y 40 mil millones de dólares anuales (0.3 billones de pesos), señala.

Una de las principales consecuencias del agotamiento físico y mental extremo es el “Síndrome del Burnout”, que no sólo afecta tu productividad, puede ser el enemigo público de tu salud y es preciso detectarlo antes de sufrir una de sus peores consecuencias: la depresión crónica.

Si no sabes que lo padeces… ¡Detéctalo!

¿Cuáles son los síntomas?

  • Agotamiento físico y mental: Cansancio y falta de ganas para realizar tus actividades.
  • Falta de concentración: Se convierte en un problema para tomar decisiones y trabajar.
  • Problemas de salud: El estrés puede causar enfermedades gastrointestinales y baja en las defensas de tu cuerpo.
  • Falta de motivación: No tienes ganas de ir a trabajar o de hacer alguna actividad.
  • Falta de productividad: La calidad de tu desempeño en la empresa se ve afectado.
  • Irritabilidad: Eres susceptible a cualquier comentario o crítica.
  • Escasa vida social: El estrés absorbe tu vida personal y profesional.

Si mucho de esto te está ocurriendo y eres parte de la estadística de quienes no vacacionan o trabajan durante su descanso, ¡tranquilo! Existen medios ‘caseros’ que puedes implementar para quitarte el estrés de encima y comenzar una vida mejor, aún sin salir de vacaciones.

Elsa Ortiz, especialista de la Clínica de Atención Psicológica Integral (CAPI), recomienda lo siguiente:

1. Respeta tu sueño

Sabemos que es una solicitud casi imposible, así que las 4 o 6 horas que dediques a dormir, hazlo con calidad. ¿Cómo? Aléjate de los distractores, especialmente de tus gadgets tecológicos. Sabemos que los celulares se usan como alarmas pero puedes aplicar la moda retro y conseguirte uno que te despierte con tu música preferida. Cualquiera que sea tu despertador, evita que tenga un sonido que te exalte al levantarte.

2. Desayuna

Es muy sencillo, levántate 15 minutos antes y desayuna, recuerda que es la comida más importante del día. Los desayunos deben cumplir con los tres grupos de alimentos:

  • Frutas y verdura, que aportan micronutrientes.
  • Alimentos de origen animal, los cuales aportan proteínas.
  • Leguminosas, cereales y tubérculos, que aportan fibra y carbohidratos complejos.

Además, el desayuno debe aportar entre el 20% y el 25% de las calorías que se consumen en todo el día. Esto permitirá a cada integrante de la familia obtener la energía y nutrimentos necesarios para iniciar las actividades de su jornada y rendir al máximo en cada una de ellas.

3. Deja los malos vicios

Así es: fumar, alcohol, café o alguna droga. Estas sustancias, en exceso, llegan a alterar el sistema nervioso, dejando como resultado una ola de estrés y enojo. Quizá sientas que te relaja… ¡por unos segundos! Después generan ansiedad.

4. Escucha, medita y camina

Tomar una caminata es una de las mejores opciones cuando el estrés está por llegar al cuello, asegúrate de salir de la oficina y si tienes algún lugar con pasto cerca del trabajo, aprovéchalo.

Si el trabajo es mucho y una salida no es la mejor opción, no te preocupes, puedes escuchar música que te permita relajarte por cinco o diez minutos. Y si eres fan de la meditación, es momento de hacerlo, cierra tu oficina y dedícate a sacar el estrés.

5. Sexo y duchas

La ducha. Tienes que hacerlo todos los días, es obligatorio. Tómate tu tiempo pero cuidado, no se trata de gastar los litros de agua para que un baño sea perfecto. La clave radica en tomarlo con calma, sin presiones, es tu momento para relajarte y generar el ambiente que te permita iniciar el día con una actitud positiva. Cierra la llave mientras te enjabonas o lavas tu cabello. Escucha música y si tienes la posibilidad de hacerlo incluir sales, velas aromáticas y esencias, lograrás crear un efecto de no estrés y mucha energía para comenzar tu día.

El sexo. No sólo ayuda a bajar de peso. La experta asegura que 30 minutos de sexo a la semana es una gran actividad que quema calorías, activa el cuerpo y lo libera del estrés. Además de que mejora el humor y ofrece una sensación de felicidad.

Share Button

Alertas de que es momento de renunciar

tema 10

Si apenas suena el despertador y tu primer pensamiento es “otra vez tengo que ir a trabajar” y el malestar se mantiene durante un tiempo prolongado, quizá sea momento de considerar un cambio de empleo.

A veces porque un ciclo se termina y queremos darle un nuevo perfil a nuestra profesión. Otras veces porque hemos tenido una mejor propuesta laboral y lamentablemente muchas otras veces porque las condiciones no son las óptimas y esto nos termina afectando, tomamos la decisión de renunciar a nuestro trabajo.

En México 5.4% de las separaciones laborales son renuncias de empleados, dos puntos más que el promedio en América Latina de 3.5%, de acuerdo con el ‘Reporte de efectividad de Efectividad del Capital Humano 2014’.

Un 43% de los mexicanos tiene la intención o deseo de cambiar de empleo, y cinco de cada 10 está buscando nuevas oportunidades laborales, según datos de 2014 de la Encuesta Global de Empleo.

Renunciar a un empleo sin tener otro en espera no es lo recomendable, a decir de los expertos en recursos humanos. Para no dar un paso en falso, revisa si existen suficientes razones para que renuncies de tu actual trabajo más allá de la sensación de no querer ir a trabajar.

1- Usted está aburrido y no siente pasión por lo que hace

Usted trata, honestamente, de hacer lo que tiene que hacer y completar su trabajo… pero, de alguna manera, se distrae y no lo logra. Quizás termina haciéndolo en el último minuto o de repente termina haciendo un esfuerzo a medias. Lo primero que hace en la mañana es contar las horas que hacen falta para salir de la oficina… y los días son eteeeeernos. Aunque la procrastrinación y la mediocridad pueden ser señales de debilidad de carácter, también pueden ser síntomas de que usted no es feliz en lo que hace. Si ya se extinguió ese sentimiento que lo ponía a pensar en todas las contribuciones que podía hacerle a la empresa y las posibilidades de crecer que tenía por delante, imagínese en otro lugar.

2-Usted es miserable en las noches, en las mañanas y los domingos

Simplemente, usted odia ir al trabajo en las mañanas. Sucede todos los días… repetidamente. No duerme bien y los domingos en la noche no descansa, pensando en que empieza una nueva semana al día siguiente. Su infelicidad con el trabajo le arruina su tiempo libre y le dificulta su capacidad de divertirse, relajarse o desconectarse.

3-Su estrés del trabajo afecta su salud

Es obvio que habrá días en que querrá quedarse en cama y no ir a la oficina…. pero cuando el trabajo, la cultura de la empresa o la gente con la que trabaja no es saludable, puede tener un gran impacto físico y mental en usted. El estrés lo consume y su familia y amigos se ven afectados también. Cuando el trabajo empieza a afectar su salud física, mental o ambas, hágase un favor y salga de ahí.

4- Te alejaste de tu plan de carrera

Lo más importante antes de tomar la difícil decisión de cambiar de empleo es echarle un vistazo el plan de carrera o bien, si no tienes uno, elaborarlo para tener claro qué quieres.

Es importante revisar si el plan elaborado compagina con los intereses de la compañía pero también con tus propios objetivos profesionales. Renunciar sin conocer qué pretendes alcanzar es como cambiarse a un camión que no se sabe a dónde va.

5- Más contras que pros

Elaborar una lista con todos los pros y contras puede ser muy esclarecedora sobre continuar o no en un empleo.

En dicha lista se habrá de considerar desde planes de crecimiento al interior de la empresa, flexibilidad para el balance vida-trabajo y hasta tiempos de trayecto, pues pueden llegar a afectar en la calidad de vida del empleado.

“Si esta lista tiene ‘contras’ más de peso que ‘pros’, quizá es tiempo de considerar en dónde se estaría mejor”.

6- Ya no contribuyes a la organización

Pocos sentimientos son tan molestos como el de no sentirse útil. Si consideras que estás instalado en una zona de confort y no sientes ninguna motivación en innovar los procesos y los productos en tu empresa puede ser indicio de que necesitas un cambio.

7- Mira el calendario

Las empresas suelen hacer sus planes de crecimiento y estructura cada cinco años. Este es buen periodo de tiempo para evaluar tu posición en la organización, considera Pérez Sámano. Es decir, si pasados cinco años, percibes que tu desarrollo sigue siendo el mismo, quizá sea hora de hacer tus maletas. Las promociones son una buena forma de medir este desarrollo, pero no la única.

Es fundamental que estas mediciones traten de ser lo más cuantificables posible. Revisar el aumento en el número de responsabilidades o de gente a tu cargo, las veces que tus propuestas fueron tomadas en cuenta para fijar las estrategias o los objetivos de la empresa, son algunos ejemplos.

8- Te sientes desaprovechado.

Eso en lo que usted es sumamente bueno, tiene poco o nada que ver con lo que usted está haciendo en el trabajo. Inclínese hacia sus fortalezas, pues así será más feliz y tendrá más éxito. ¿Lleva mucho tiempo ahí y aún no se dan cuenta de todo lo que usted tiene para ofrecer? En lugar de desperdiciar sus aptitudes y potencial en un lugar donde su trabajo no es útil, reconocido o respetado, encuentre algún otro sitio o cargo donde pueda crecer y brillar.

Las aptitudes son importantes, pero explotarlas y desarrollarlas lo es aún más. En muchas ocasiones, las aptitudes y el talento quedan relegados ante las urgencias diarias y la mecanización de los procesos.

El lugar de trabajo no es solo un lugar donde se realiza una operación mercantil: trabajo-salario. “Ahí pasamos la tercera parte de nuestras vidas, si no lo aprovechamos para crecer y ser mejores personas y empleados, ¿cuándo?”.

tema 10-1

9- No eres tú, es tu jefe

Su jefe directo tiene un gran impacto en su carrera; de él o ella dependen muchas decisiones que afectarán su crecimiento profesional. Si usted es constantemente ignorado en actividades o en promociones, quizás su jefe no sea su mayor fanático. En otros casos, el problema es más estructural y su jefe puede ser, sencillamente, un líder incompetente. Si ese jefe no está por irse pronto, el que debe irse es usted.

Seis de cada 10 mexicanos renuncia a sus empleos por una mala relación su jefe inmediato. Ante un cambio de jefe, “si después de seis meses no has conectado, será difícil que lo hagas”.

Aunque antes de la terminación de la relación, es importante explorar otras alternativas dentro de la misma empresa, como el cambiar de puesto o de área.

Las causas de llevar una mala relación con el superior inmediato van desde haber tenido la expectativa de ocupar ese puesto, un choque de personalidades o, incluso, acoso laboral. Cuando se trata de un jefe hostigador, la balanza parece inclinarse más rápidamente hacia separarse de la empresa.

“En México, el tipo de acoso laboral más extendido es el congelamiento: ignorar y ‘hacerle el vacío’ a la víctima”, según el estudio “El hostigamiento laboral como forma de discriminación”, de Gustavo Fondevila, del Centro de Investigaciones y Desarrollo Económico.

10-No le agrada la gente con la que trabaja

“¿Amigos en la oficina? Todos son insoportables”. Según estudios, uno de los factores más importantes para predecir la felicidad en el trabajo es tener al menos un amigo cercano en la oficina. Es normal tener ‘rifirafes’ ocasionales con colegas, subordinados o superiores, pero otros problemas o diferencias no tienen solución. Hay que reconocer la diferencia.

11-Usted ya no cree en el producto o servicio que la compañía ofrece

Olvide el sueldo, el cargo y sus grandes compañeros. Si usted no puede involucrarse con la razón de ser de la empresa, ¿cómo podrá tener éxito trabajando para la compañía, promocionando esos productos o servicios? Recuerde que las compañías tienen éxito cuando sus empleados son embajadores de la marca. No es justo para la empresa o para usted si no cree en lo que vende o hace.

12-Vive prometiéndose que buscará un nuevo trabajo

Mucha gente experimenta uno o dos días sintiéndose ‘hasta la coronilla” con el trabajo y de repente hasta maldice lo que hace… pero después de una buena noche de sueño cae en cuenta de que solo fue un mal día. Otros pueden pasarse meses diciéndose a sí mismos “voy a renunciar”. Si este es su caso, entonces deje de quejarse y póngase en acción; busque la forma de ganar visibilidad para aquella empresa con la que sueña trabajar o empiece a transformarse en aquello que usted quiere ser.

Independientemente de cuál sea el motivo por el que decidimos alejarnos de nuestro lugar de trabajo, es importante que tengamos en cuenta un punto fundamental: la vida, y sobre todo en los ámbitos laborales, gira de tal forma que nunca se sabe en qué momento podemos volver a encontrarnos con jefes, compañeros de trabajo o espacios comunes.

Es importante que todos nos recuerden de manera satisfactoria. Por ese motivo, si ya ha considerado seriamente esta opción, demuestre ser un profesional.

Busque el momento de comunicarlo: sobre todo a su jefe. Intente que no sea en un momento de discusión, debido a que puede tomarlo como una reacción. Converse de manera tranquila y explique sus motivos.

Avise con el tiempo suficiente para encontrar su reemplazo: y ofrezca sus conocimientos para capacitarlo y prepararlo sobre lo que deberá hacer.

Es importante que antes de tomar la decisión, pueda hacer una evaluación de su situación actual. Si al momento de renunciar no tiene otras perspectivas es importante que piense:

  1. A qué se dedicará mientras esté desempleado.
  2. Cómo buscar nuevos trabajos. (Contactos, envíos de CV, entrevistas, etc.).
  3. Sobrevivirá sin un ingreso fijo mensual: cuánto tiempo podrá mantenerse de sus ahorros.
Share Button

Vestimenta y colores recomendados para una entrevista de trabajo

tema 5

Diferentes trabajos requieren diferentes estilos de ropa. Sin embargo, básicamente hay un código universal para vestirse para una entrevista de trabajo. Ese es, vestir conservadoramente. Los estilos tradicionales son los más importantes para una entrevista de trabajo, no importa el tipo de trabajo al que esté aplicando.

Si vas a comprarte un conjunto para una entrevista, es mejor mantenerse en el ámbito del mundo empresarial: azul marino, gris, gris marengo o negro serían los colores básicos (trajes para ellos, vestidos, pantalones y faldas para ellas).

Las mujeres pueden llevar otros colores, no son aconsejables los trajes en tonos vistosos (rojo, rosa o azul, por ejemplo). Si quieres un poco de vivacidad siempre puedes conjuntar una chaqueta de un tono más vivo con una falda o un pantalón en un color básico.

En cuanto a las camisas para hombre, los colores más seguros son el blanco o el azul claro.

Ropa para un Entrevista -Lo que “debe” y “no debe” hacer:

  • Vista falda o traje completo cuando sea posible. Pantalones no son la mejor elección para una entrevista de trabajo, inclusive para un ambiente de trabajo casual. Si viste pantalones, estos deben ser sueltos con dobleces. Nunca use pantalones apretados, que muestren su forma o muy tallados.
  • No vista pantalones de mezclilla (lona), trajes tallados, blusas con tirantes, pantalones cortos u otro tipo de ropa muy casual.
  • No vista nada que sea demasiado corto, muy apretado o demasiado sexy. Si su ropa o la poca ropa distraen al empresario, ellos tendrán problemas en tratarla con seriedad. El largo de la falda no debe ser más de 2 pulgadas arriba de la rodilla.
  • No vista faldas muy cortas. Aun cuando corto sea parte de la moda, usted no querrá llamar la atención hacia sus piernas. Mantenga el largo de su falda a la altura o debajo de las rodillas. Algunas veces las medias (panties) opacas pueden cubrir una falda muy corta.
  • No muestre demasiada piel. Esto significa el centro de su pecho como también sus brazos. Así que, significa no vestir ropa muy corta y sin mangas, o también tela demasiado brillante.
  • No vista ropa de telas tradicionales de uso diario. No vista seda, terciopelo, brillantes y ropa de pieles.
  • No vista colores brillantes o luminiscentes.
  • Vista colores placenteros – las mujeres tienen una gran variedad de opciones en colores muy bonitos. La mayoría son aceptados para entrevistas.

Los colores de la vestimenta también comunica

Normalmente la gente tiende a escoger colores que combinen bien con su tono de piel o el color de su pelo. Sin embargo, muchas veces pasamos por alto que los colores también comunican y que los tonos de nuestra ropa pueden ayudar a comunicar cosas a nuestros entrevistadores y al resto de personas. ¿Quieres saber qué significan los colores?

  • Negro: opción segura para faldas y pantalones, e incluso para trajes de mujer; en el caso de los hombres, puede quedar un poco fúnebre. Evita el exceso de negro: por ejemplo, asegúrate de incluir un tono que contraste y aporte algo de luz. Los más adecuados son el blanco y el crema. Ten cuidado: las telas negras baratas no absorben bien el tinte negro y pueden parecer «desteñidas». Si tu presupuesto es ajustado, el negro no es la mejor opción. Además, este color no te conviene si tienes caspa.
  • Azul marino: posiblemente, el color más seguro en el ámbito profesional, ya que sugiere integridad y profesionalidad, y es uno de los más favorecedores para cualquier tono de piel, aunque puede resultar un poco aburrido.
  • Gris marengo: color muy distinguido. De nuevo, favorece a casi todos los tonos de piel, sobre todo con una falda o un top blancos.
  • Gris: un gris más claro puede parecer apagado y sugerir un carácter aburrido. Si no tienes un tono de piel un poco bronceado, tampoco realza demasiado.
  • Amarillo: creativo, enérgico, positivo y alegre. No está tan ligado al pensamiento lógico o estratégico. Utilízalo con moderación: en una corbata, o en una chaqueta o falda en el caso de las mujeres.
  • Rojo: este tono excita el sistema nervioso, y por eso es el color del amor, ¡pero también el de la ira! El rojo resulta muy dominante, pero es un clásico para las corbatas y las chaquetas de mujer.
  • Rosa: el color del sexo. Es, además, una opción muy «de chica», el preferido entre las celebridades que practican topless, etcétera. Las camisas rosas de hombre están de moda y dejan de estarlo de manera cíclica y muy rápida. El rosa intenso puede sugerir un deseo de llamar la atención.
  • Azul: el color de la calma y la empatía. Un buen color para combinar.
  • Marrón: se considera un tanto aburrido y tradicional, con alusiones a la vida rural. No está muy bien visto en los ambientes urbanos.
  • Verde: color suave, más accesible, actualmente muy ligado a los temas ambientales. No es el más favorecedor para muchos tonos de piel, ya que puede reflejarse en la cara y provocar un extraño aspecto de mareo.
  • Naranja: Para una entrevista de trabajo puede ser arriesgado. El naranja tostado es más seguro que los tonos chillones, que sugieren una mentalidad original y una personalidad extrovertida.
  • Verde azulado: una buena elección «brillante», ya que tiene suficiente azul para resultar vistoso y serio al mismo tiempo.
  • Morado: color distinguido, relajante y que suele sentar bien a todo el mundo.
  • Blanco: limpio, elegante, sin nada que esconder.
  • Beige: puede sugerir una personalidad sosa, sobre todo si se lleva de pies a cabeza.
  • Caramelo: un tono algo más intenso que implica más personalidad y confianza que el beige.

 

Share Button

7 Pecados Capitales al Contratar

letras3d

Cualquier gerente está familiarizado con la tentación de contratar demasiado rápido. Todos sabemos que debemos tomarnos cierto tiempo para encontrar a la persona indicada para el puesto, pero también necesitamos llenar ese puesto y obtener ayuda inmediatamente. No te rindas. Contratar es algo que puede reforzar o debilitar al equipo. Para asegurarte de que estás eligiendo al mejor talento evita estos siete pecados capitales al contratar:

1. Contratas a cualquiera. Esto está en la raíz de los males de contratar. Reclutar a la persona correcta puede tomar meses y mientras te debes enfrentar con las fechas de entrega y el vacío que tratas de llenar. Así que por desesperación terminas contratando a alguien que está “bien”. Si quieres construir un buen equipo necesitas tener un rol activo en el proceso de contratación.

2. No ves las referencias del empleado. Lo mejor que puedes hacer es tener una gran referencia escrita por alguien en quien confías y que haya tenido experiencia con el candidato. Tratar una referencia como si fuera un currículum te pone en riesgo de alienar a empleados talentosos.

3. Ignoras que la persona no encaja. Entre más te agrade el candidato (y éste a ti) es más seguro que no te des cuenta que no va a encajar en el rol. ¿Se emocionará con tus productos? ¿Está listo para viajar cuando lo necesites? ¿Tiene la mentalidad de una empresa grande versus una pequeña? Tanto la empresa como el candidato pierden si no encajan. Comunícale la cultura de la empresa y lo que se espera de él en ese puesto.

4. Valoras la experiencia sobre la inteligencia. Los entrevistadores muchas veces se enfocan en si el candidato tiene determinada experiencia para el puesto. La inteligencia y el empuje son factores mucho más importantes para determinar la habilidad de alguien al hacer el trabajo. Descubre si el candidato puede contribuir a la visión de la empresa. Evalúa su potencial en tres meses o hasta tres años, no con una semana en el trabajo.

5. Lo contratas porque te cae bien. Si has llegado a contratar a alguien entonces seguro conoces a esas personas que te conquistaron con su carisma y encanto. Te ganaron inmediatamente y después descubres que no eran buenos para el trabajo. Sigue buscado sus registros de logros y ten cuidado de que te estén dando evidencia convincente versus “algo que suena bien”.

6. Contratas a gente que siempre cambia de trabajo.  Es difícil identificar a estas personas. ¿Tres empresas en tres años? ¿Seis trabajos en 10 años? A veces tienen buenas razones para esos periodos cortos, pero si encuentras a alguien que se está moviendo constantemente de una empresa a otra, deja que otra compañía lo contrate. No puedes avanzar si tienes a personas que no están comprometidas. Busca a individuos que hayan demostrado lealtad y que hayan crecido en esas empresas a través de los años.

7. No tomas las referencias en serio. Muchas empresas revisan este documento una vez que ya está contratada la persona. Las referencias de un candidato pueden darnos información importante y es vital tomarse el tiempo para revisarlas a profundidad. Si lo haces bien, éstas pueden ser la última línea de defensa contra hacer una mala contratación.

Conduce puras “entrevistas de referencia” con el antiguo gerente del candidato y usa tus redes para contactar a otros que hayan trabajado con éste en el pasado. Haz la pregunta más importante ¿contratarías a esta persona otra vez? y escucha atentamente la respuesta.

Todo empleado es importante para el éxito de tu empresa. Si puedes evitar estas caídas puedes reclutar y contratar a las personas indicadas para construir una gran organización.

Share Button

16 tips para agradecer a tu equipo

El 67% de los empleados se sienten motivados cuando los managers reconocen su trabajo, mientras que el 78% afirman que trabajarían mejor si sus contribuciones fueran reconocidas.

Entonces, agradecer a las personas no sólo es una cortesía social; sino que puede mejorar tu productividad y clima laboral. Empieza con detalles sencillos y reconoce sus aciertos.

En el clima actual de negocios a pesar de los índices de desempleo, la rotación laboral es alta y cada día es más difícil motivar la lealtad entre los empleados. Y algo tan simple como mostrar agradecimiento puede ayudar a una empresa a conseguirlo, te damos 16 opciones para hacerlo:

1. Pregúntales a tus empleados qué quieren

No todos los trabajadores tienen las mismas metas. Algunos quieren más educación, otra flexibilidad de horarios para poder pasar tiempo con su familia y para otros, los incentivos económicos son lo más importante. Si reconoces a las personas con cosas que no quieren, entonces no funcionará.

2. Cambia tu máquina de café

¿Sigues usando la cafetera antigua que prácticamente nunca sirve? Invierte en una cafetera de calidad para tus empleados. Mejorarás el clima laboral haciendo más agradables los descansos.

3. Regala tiempo

No puedes agregarle más horas al día, pero puedes dar un día extra o una tarde libre a alguien cuyo trabajo haya sido ejemplar. Asegúrate que la carga laboral no sea mucha, como para que el empleado tenga que trabajar durante su tiempo libre.

4. Cede el buen lugar de estacionamiento

Considera ofrecer los mejores espacios para estacionarse a los empleados que han hecho un buen trabajo.

5. Facilítales sus tareas cotidianas

Alivia la presión de las tareas cotidianas. Ofrece un servicio de lavandería, de guardería y de otras actividades que quitan tiempo.

6. Reconoce seguido

Los empleados que buscan formas de ahorrar dinero o mejorar las operaciones en la empresa son activos valiosos y deben ser reconocidos. Tienes que felicitar a la persona por su trabajo en cuanto haga algo destacable. De otra manera, ésta lo olvidará y pensará que nadie le está prestando atención.

7. Valora el bienestar

Probablemente no puedas ofrecer un gimnasio en tus instalaciones, pero podrías ofrecer pases o membresías a tus empleados en un gimnasio o centro de yoga cercano. También incluye botanas saludables y si brindas servicio de comedor asegúrate que la comida sea balanceada y sana.

8. Hazlo divertido

Después de un lanzamiento importante o cuando concluya un proyecto, planea algo divertido (como un picnic, senderismo, cuatrimotos, etc) para demostrarles a las personas que lograron algo especial. Elige algo que vaya acorde a tu cultura empresarial.

9. Da comida gratis

Una comida o botana gratuita es una buena forma de mostrar tu gratitud.

10. Ofrece comodidad en los cubículos

Mejora tu oficina. Incluye sillas ergonómicas y brinda buena iluminación y equipos funcionales. Inyectar algo divertido a tu modelo de negocio favorece la comunicación y crea un sentido de pertenencia. No necesitas crear un espacio de juegos de un millón de pesos para promover un clima laboral divertido.

11. Escribe una nota

Una nota de agradecimiento escrita a mano es muy significativa.

12. Reconoce el buen trabajo

Da el crédito por los resultados y el esfuerzo. Cuando alguien consigue que un proyecto salga bien, dile a todo el equipo en una reunión o email.

13. Haz que los de arriba lo sepan

Asegúrate que los gerentes, miembros del consejo, inversores y otros conozcan los logros destacables de tu equipo.

14. Presta atención

Si ofreces recompensas tangibles, pregúntales a tus empleados qué les gusta. A una empleada podría encantarle una tarjeta de regalo para un manicure, mientras a otra podría no importarle sus uñas.

 15. Considera el dinero

Nadie se decepcionará si recibe un bono extra al final del año. Si está en tu presupuesto, considera recompensar a tu equipo monetariamente.

16. Sólo dilo

Finalmente, la mejor forma de hacer sentir a las personas apreciadas es hacerte del hábito de agradecerles. Las investigaciones señalan que los clientes compran más y los empleados trabajan mejor si les muestras tu agradecimiento. Una palabra es suficiente: “Gracias”.

Share Button

Cómo tener una buena actitud en el trabajo

tema 70Mientras estás en el trabajo, a veces puede ser difícil mantener una actitud positiva en todo momento. A lo largo del día, pueden suceder muchas cosas que pongan tu actitud en una zona negativa. Si puedes mantener una buena actitud en el trabajo, podrás disfrutar más de tu trabajo y cultivar mejores relaciones con la gente que te rodea. Incluso esto podría conducir a un mejor desempeño y evaluación para futuros ascensos.

  1. Aprecia las cosas buenas de tu trabajo y tus compañeros de trabajo. Mantener un sentimiento de gratitud y reconocimiento por tu entorno se verá reflejado en tu actitud positiva. Cuando alguien hace algo bueno, reconócelo. Agradece a los demás las cosas que hacen por ti y eso te ayudará a fomentar una actitud positiva en tu área de trabajo.
  2. Utiliza el tono y el lenguaje corporal para retratar una actitud positiva hacia los demás. Según la Universidad de Michigan, el 38 por ciento de tu actitud se expresa en tu tono de voz mientras que el 55 por ciento se expresa a través de la comunicación no verbal y el lenguaje corporal. Si te manejas de una manera positiva y hablas en un tono estimulante, esto te ayudará a mejorar tu actitud y tus interacciones con otras personas en el lugar de trabajo.
  3. Evita los chismes y las conversaciones negativas. En muchos lugares de trabajo, los empleados hablan negativamente de la alta gerencia, de otros empleados y de lo que sucede en la empresa. Tu tiempo sería más productivo si trabajaras y te enfocaras en las cosas positivas. Cuando incorporas el hábito de hablar mal de los demás, tiendes a perjudicar tu actitud en general.
  4. Mantén un diálogo interno positivo durante todo el día. Todo el mundo tiene una charla interna que ocurre dentro de la mente a lo largo del día. Si continuamente te enfocas en los errores que has hecho y hablas contigo mismo de forma negativa, eso afectará a su actitud. Continúa hablándote a ti mismo de manera positiva y concéntrate en las cosas positivas de tu trabajo para mantener una buena actitud.
  5. Haz un esfuerzo por ver el vaso medio lleno, es muy sencillo notar ante cualquier situación primero lo negativo, pues es lo que más rápido salta a la vista, lo difícil es intentar ubicar el lado bueno del escenario, esfuérzate en conseguirlo, esto no solo beneficiará tu trabajo si no tu vida en general.
  6. Pon empeño en destacar lo bueno que ha surgido en tu jornada laboral, intentando restar importancia a lo malo, son los pequeños detalles del día a día los que pueden ir labrando de a poco una actitud positiva en el trabajo.
  7. Cree en ti, en tus capacidades, en que eres bueno en tu profesión y en que eres alguien apto para resolver los conflictos del día a día. La auto confianza te permite enfrentar con otra cara tus labores diarias, pues sabrás que al final del día habrás conseguido cumplir tus metas.
  8. La forma en la que enfrentas tu trabajo es la manera en la que otros te verán como profesional: si eres conflictivo en la oficina serás visto como un profesional conflictivo, si eres negativo igual, si eres positivo serás visto como un empleado dispuesto y capaz a quien se le pueden asignar tareas, pues siempre las conseguirá resolver.
  9. Detecta cuáles son los puntos que generan esa actitud laboral negativa y enfréntalos, es importante que los resuelvas para poder evolucionar y presentarte cada día con mejor cara.

Nadie dice que es sencillo, pero se puede trabajar en ello, no solo para crecer a nivel profesional, si no por tu propio bienestar y salud, para llevar una mejor vida.

 

 

 

Share Button